Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

A.S. Pacientes y profesionales de Salud Mental han logrado recaudar este año unos 2.900 euros para confeccionar una cesta navideña de más de 2.500 kilos de alimentos que ya se han repartido en dos comedores sociales de la ciudad para hacer más llevadera la Navidad de las personas necesitadas que pasan las fiestas en estos centros.

Este año, como novedad, parte del dinero recaudado con la venta de las manualidades ha sido donado a beneficio de Médicos Sin Fronteras para la adquisición de vacunas en poblaciones donde no existe esta herramienta de prevención.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, y la directora gerente del hospital, Valle García, han querido acompañar a los usuarios en el acto de entrega de la cesta para agradecerles “su generosidad, implicación y solidaridad en esta actividad tan generosa que ayudará a que muchas personas puedan tener una Navidad sea más agradable”.

Unos 35 pacientes de la Unidad de Rehabilitación de Área y del Hospital de Día de Salud Mental del Hospital Universitario Reina Sofía, ubicado en Los Morales, han participado este año en esta tradicional campaña solidaria de Navidad que se desarrolla por séptimo año consecutivo. Como en años anteriores, la cesta incluye numerosos productos frescos, productos de higiene personal y productos de alimentación e higiene infantil a petición de los responsables de los propios comedores.

Esta iniciativa altruista que ha permitido recaudar fondos y repartir comida tiene su origen en un taller creativo que, bajo la dirección de Concepción Díaz, ha permitido a los pacientes confeccionar adornos navideños con material reciclado que luego han vendido para poder montar esta gigantesca cesta navideña compuesta de embutidos, verduras frescas, frutas, dulces navideños, huevos, queso, pasta, arroz, potitos infantiles, lentejas, garbanzos, leche, zumos, conservas y galletas, entre otros alimentos, así como productos de aseo e higiene íntima.

Gracias al trabajo realizado durante los tres últimos meses han podido repartir alimentos de primera necesidad en el Hogar del Transeúnte Madre Redentor de Córdoba (centro perteneciente a Cáritas y ubicado en el barrio de La Fuensanta) y el comedor de Los Trinitarios.

Los pacientes se muestran muy satisfechos por su participación en estos proyectos y se han visto sorprendidos por la gran acogida de sus creaciones. El taller creativo en el que han trabajado ha sido coordinado por el personal de enfermería de Salud Mental del complejo sanitario en colaboración con el área médica. Además, pacientes y profesionales han montado su belén en el Hospital Los Morales y también han decorado el vestíbulo principal del centro con la casa de Papá Noel.

Esta actividad permite que el paciente fomente su creatividad y autoestima sirviendo como complemento para la mejora de sus síntomas. En este sentido, la participación en el taller les permite mejorar su calidad de vida y, en especial, reduce la carga negativa y el estigma social comúnmente asociado a la enfermedad mental.

Los motivos navideños confeccionados este año son Nenúfares elaborados con cucharas recicladas, libélulas creadas con cremalleras y alfileres gracias a la donación de material por parte de una mercería, botes navideños realizados con vasos de yogur y elementos de decoración navideña. Los pacientes protagonistas de esta iniciativa son personas de entre 18 a 50 años con trastorno mental grave y trastorno de conducta alimentaria que se encuentran en régimen de hospitalización parcial y reciben atención en la Unidad de Rehabilitación de Área y Hospital de Día de Los Morales.