Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Los deportistas de élite han demostrado con creces su aptitud para llevar a cabo el deporte que practican. En el fútbol, como gran ejemplo, los jugadores están totalmente preparados para rendir al máximo en cada encuentro, darlo todo para intentar hacer que su equipo gane y seguir mejorando día a día para despuntar en la medida de lo posible. Su preparación es continua y les sirve para desarrollar muchas dotes tremendamente útiles para su principal labor, la que gira en torno al balón en el campo; pero resulta que son capaces de hacer mucho más.

¿Sabías que hay futbolistas que han demostrado ser todos unos cracks en el póker? Además de haberlos visto en infinidad de ocasiones protagonizando anuncios de portales online, muchos de ellos parecen tener cierto don para saber cómo jugar sus cartas y llevarse más de una victoria. Aquí tienes una buena lista de jugadores que serían capaces de sorprender a cualquiera con el póker, pero la realidad es que otros tantísimos han demostrado serlo ya.

Y como prueba más clara de esto tenemos a una de las grandes figuras del F.C. Barcelona. Gerard Piqué hace poco quedó quinto en un torneo organizado por PokerStars en el que participaban un total de 50 personas. El “culé”, gracias a su labor en las partidas, su temple y su saber hacer, acabó embolsándose un premio de más de 120.000 euros entre faroles, parejas, colores y escaleras.

La historia del botín de Piqué nos demuestra que ni los futbolistas solo valen para el fútbol ni los deportistas para su deporte. Y es que, como decíamos antes, al desarrollar todas las facetas necesarias para desenvolverte a la perfección en una modalidad deportiva, reúnes también una serie de requisitos importantes para otras tantísimas cosas que, por un motivo o por otro, quizá no logran explotar.

Muchos cracks del fútbol reúnen todo lo necesario para ser buenos jugadores con las cartas. Sin siquiera saberlo, aprenden muchísimo sobre comunicación gestual, concentración y, sobre todo, gestión de nervios en momentos de tensión. Si eres capaz de hacer lo que debes en la final de una copa del mundo, ¿no te ves capaz de mantenerte firme en una partida a las cartas? Hay muchísimo potencial tras estas figuras del balompié que acaba quedando desaprovechado, aunque muchas veces se dedican a ello tras abandonar su carrera deportiva. Quién sabe, quizá en un tiempo veamos al barcelonés cambiando el esférico pos los naipes.

Casos conocidos de futbolistas amantes del juego 

El caso de Gerard Piqué y las cartas era algo que se conocía de hace tiempo; pero también hay muchos otros futbolistas que notan cierto cosquilleo al sentarse alrededor del tapete verde. Francesco Totti, conocidísimo jugador italiano, ha llegado a afirmar en alguna que otra ocasión que la estrategia que hay en el póker está al mismo nivel o incluso por encima de algunos enfrentamientos y que eso, como ejercicio mental, es algo tremendamente divertido.

Otro caso lo tenemos con el dos veces mundialista Teddy Sheringham. Lo vimos jugar tanto en el Mundial de Francia 98 como en el de Corea en 2002, pero hace un buen tiempo que se retiró del deporte para dedicarse a las cartas. A día de hoy, lleva cerca de 10 años dedicándose al póker como un auténtico profesional.

Pero que haya rasgos útiles no implican que tengas que dedicarte a un nivel de expertos. Hay muchos otros nombres y figuras que ven en las cartas una buena forma de desconectar un poco del trajín diario. Gianluigi Buffon, uno de los porteros más famosos de todo el mundo, ha reconocido en más de una entrevista que recurre al póker como pasatiempo. Pero parece que la cosa va un poco más allá, y es que le gusta tanto y tanto que una casa de apuestas italiana ha cogido su imagen como principal promoción.

Y del extranjero volvemos a nuestro país, España, a los dos grandes clubes de la liga. Cristiano Ronaldo y Neymar Jr. (ahora compitiendo fuera de nuestra liga) también demostraron más de una vez su amor por las fichas y los naipes. De Neymar se llegó a decir que era uno de los jugadores más jóvenes del sector. Sea como fuere, ambos se convirtieron en la imagen de PokerStars, la misma con la que Piqué se embolsó ese suculento premio hace tan poco tiempo.

Historias curiosas que demuestran que hay actividades que nos hacen pulir hasta tal nivel ciertas dotes que nos volvemos realmente buenos en otras cosas. Si bien el caso de los futbolistas y el póker es uno de los más conocidos, es cierto que tampoco todos son capaces de desenvolverse bien con las cartas; pero la conexión y las capacidades han quedado más que claras.