Imagen: laprensa.hn

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carmen Paz. Christina Calvo conducía su coche por una carretera de Waterbury, en EEUU, cuando vio a un mendigo sin abrigo. En ese momento, el termómetro de su coche marcaba menos 18 grados. Las calles de la ciudad estaban completamente cubiertas por la nieve.

Calvo ha contado en su perfil de Facebook que empezó a llorar por aquel hombre y puso rumbo a una gran superficie para comprar el abrigo más calentito que encontró. “Nadie debería estar sin abrigo con este clima”, ha escrito Calvo. De inmediato regreso con la esperanza de encontrar al hombre en el mismo sitio y allí estaba. “Se lo puse, le di un abrazo y le deseé Feliz Navidad”.