Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Para Elías Pereyra, un joven argentino, lo mejor está por venir. La suya es una historia de superación, ya que tras superar una leucemia, hoy a agregado otro capítulo feliz a su vida: a los 18 años firmó su primer contrato profesional con San Lorenzo de Almagro, el club con el que soñaba antes, durante y después de la enfermedad.

Antes de estas sonrisas tuvo que librar una batalla inesperada para un chico de apenas 13 años. Le detectaron una leucemia, estuvo dos años para recuperarse, pero pudo salir adelante con una gran fuerza de voluntad y el incondicional apoyo de su familia y del club -el Ciclón llegó a hacer subasta para ayudar a costear la el tratamiento-.

El chico, lateral izquierdo, aún en los momentos más difíciles supo que era lo que quería: «Después del hospital llegaba tarde a mi casa y a veces me escapaba a jugar a la pelota. Mi madre me regañaba porque no podía hacer esfuerzos por la quimioterapia. Siempre supe que iba a volver a jugar al fútbol».