Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. En un día tan señalado como este 3 de diciembre para todas las personas que poseen cualquier tipo de discapacidad, los mensajes hacia un mundo y una sociedad inclusiva deben ser más firmes y explícitos que nunca.

En Córdoba Buenas Noticias reproducimos el documento «Muchas Manos Para Incluir», publicado por Rafael Ledesma Figueroba, Maestro de Educación Especial:

«En estas fechas, la gran mayoría de los colegios de Andalucía, realizan la Semana de la disCapacidad, o el día Internacional de las Personas con disCapacidad. Aunque las acciones inclusivas no deben terminar en estas fechas, sino que es un proyecto inclusivo que nace en nuestra escuela para vivirlo siempre en la sociedad. Tiene un valor incalculable en el alumnado y profesorado, puesto que el valor de la inclusión, es aceptar todas las diferencias y aprender de ellas. Vivir en colaboración, y compartir tareas y conocimientos a través del aprendizaje cooperativo. Los programas inclusivos, favorecen la fecha del día 3 de diciembre, creada desde las Naciones Unidas que resaltan la necesidad de favorecer las sociedades inclusivas y sobre todo que las personas con discapacidad no sean tratadas como enfermas, sino todo lo contrario, son personas con todas sus capacidades para convivir en todas las facetas de sus vidas en nuestra sociedad. El nuevo concepto que impera en la actualidad es la denominación de la diversidad funcional en vez de discapacidad.

Las actividades que despiertan la atención de la comunidad educativa en el campo de las diversidades funcionales se centran en conocer la lengua de signos, muy interesantes, que nos enseñan la forma de comunicación por gestos y signos de las personas sordas, concitando un verdadero interés en el alumnado sobre todo de infantil, vivencia y aprenden los mensajes de signos y gestos, ayudarán al futuro para comprender mejor a este colectivo lleno de silencios involuntarios.

Las dificultades del aprendizaje de los alumnos y alumnas con diversidad funcional intelectual, es un gran reto para el profesorado y para toda la comunidad educativa, su aceptación en el aula es esencial para la inclusión.

La Organización de Ciegos – ONCE canalizan sus programas inclusivos, impulsando acciones que favorecen el proceso de los programas que desarrollan los colegios a través de la Semana de la disCapacidad, y mandan materiales para que se conozca de primera mano la forma de leer las personas ciegas, gracias al sistema Braille, con la yema de nuestros dedos y con el relieve por puntos discrimina las letras, las palabras y las oraciones, una gran empatía con el tacto, para que seamos conscientes de ese mundo tan maravillo que presenta la opacidad de la luz en las personas. Una empatía difícil de asumir por todos nosotros.

Los maestros de educación física, toman el diseño de las clases para la adaptación del deporte a las personas ciegas y con todas las diversidades funcionales de las personas. Otro atractivo y novedoso espacio que el alumnado comprende y empatizan la situación con las limitaciones en el deporte.

El alumnado del colegio, además tienen otras actividades curriculares que trabajan en equipo, y son el dibujo, la redacción y mural de aula, y de forma grupal en la realización del gran mural que se ubica en la entrada del colegio. Una experiencia que los niños y niñas aprenden con mucha naturalidad, y sin duda, el aprendizaje desde edades tempranas profundiza en su conocimiento, siendo una fuente de creatividad.

Seguimos trabajando para la inclusión, y como ejemplo en muchos colegios, participan en la actualidad en el Concurso Nacional de la ONCE en su 34 edición, una oportunidad para conocer y reinventar una escuela para todos, y trabajar en cómo incluir a las personas ciegas, o con otras discapacidades o diversidades disfuncionales, también cómo queremos los espacios para aprender en nuestro colegio, y usar las nuevas tecnologías para nuestro aprendizaje y enseñanza. Y lo más importante es sobre todo cómo podemos imaginar la escuela del futuro. La comunidad educativa tiene mucho que decir, el alumnado necesita la escuela para construirse como persona a través de la educación inclusiva.

Por todo esto es imprescindible juntar muchas manos para incluir nuestro trabajo diario en la escuela, junto al profesorado, y la familia como fuentes de aprendizajes que realizaremos y ejercitaremos en el futuro para una sociedad inclusiva, que aprendamos de las diferencias y no excluyamos a nadie».

Rafael Ledesma Figueroba

Maestro de Educación Especial

Junta de Andalucía.