Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) ha abierto la puerta a los trasplantes cardiacos y pulmonares con órganos procedentes de pacientes con hepatitis C y, de hecho, ya se han trasplantado los dos primeros corazones con éxito, gracias a que los nuevos antivirales logran curar el virus en un porcentaje elevado de casos.

Así lo ha asegurado la directora general de este organismo, Beatriz Domínguez Gil, durante una jornada organizada junto con la Sociedad Española de Cardiología (SEC) para celebrar el 50 aniversario del primer trasplante de corazón realizado con éxito en el mundo. El paradigma de la hepatitis C va a cambiar totalmente, hay muchas infecciones en el donante que se pueden asumir en el receptor porque son tratables con éxito, y la escasez de órganos hace que se pueda asumir ese riesgo, evidentemente informando siempre al receptor y tratándolo adecuadamente», ha explicado.

De hecho, la ONT ya ha creado un grupo de trabajo para evaluar una actualización de los protocolos porque, hasta ahora, cuando tenían un donante con hepatitis C los órganos sólo se utilizaban en receptores también infectados. Sin embargo, con los nuevos tratamientos contra el virus que han aparecido en los últimos años la infección es curable en más del 95% de los casos. De los dos casos realizados, el segundo es todavía muy reciente pero el primero «el receptor está vivo, con el injerto funcionante y ya se ha curado la hepatitis C». Tras realizar el trasplante, se le hicieron análisis y cuando se detectó el virus se inició el tratamiento.

No obstante, la directora general de la ONT ha reconocido que también se está planteando la opción de tratar de forma anticipada o en el momento del trasplante, «para que no se exprese clínicamente la infección». Esta alternativa se está barajando también en otros países y tiene su origen en Estados Unidos, donde están falleciendo muchos usuarios de drogas parenterales, muchos de ellos con hepatitis C, que «podrían ser excelentes donantes cardiacos pero hasta ahora no se consideraban candidatos».

Además, ha destacado Domínguez-Gil, en el caso de trasplantes torácicos, tanto en corazón como pulmón, se tratan de pacientes que «se encuentran en una situación entre la vida y la muerte». «Llevamos tiempo trabajando en definir cuáles son los límites en la utilización de órganos para trasplantes, y esto demuestra que lo que hasta ahora era una contraindicación para algunas donaciones, ahora no lo es», ha señalado.