Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Diana Costas Suárez, una niña invidente de 10 años se convirtió ayer en la primera estudiante del mundo en obtener el certificado de nivel de inglés «starters», otorgado por Cambridge Assessment English, a través de un examen adaptado al sistema braille. El objetivo, como apuntó la «exams manager» del centro educativo, Patricia Rodríguez, residía en transmitir a Diana, y a los niños invidentes en general, que están «en igualdad de condiciones» con el resto de alumnos a la hora de obtener su diploma de inglés.

Todas las demás pruebas ofertadas por Cambridge Assessment English, un departamento de la Universidad de Cambridge que examina cada año a cinco millones de personas en el mundo, han sido adaptadas al sistema braille desde la década de 1980. Faltaba la  prueba del nivel «pre-A1 starters» que exigió un trabajo especial.

El responsable de Desarrollo y Estrategia de Cambridge en España y Portugal, Santiago Romero, dijo que fue necesaria la colaboración de la ONCE para adaptar la prueba tras «una investigación pedagógica e innovación tecnológica» sin precedentes. Esto se debe a que el examen, orientado a niños de entre ocho y diez años, contiene una «gran cantidad» de información gráfica, por lo que el «reto» residía en trasladar estos ejercicios al braille sin alterar «el nivel».

La propia Diana, que realizó el examen en mayo y que recibió ayer su certificado, cuando ya cursa quinto de Primaria, dijo que el «starters» le resultó «fácil», que cuando lo realizó no estaba «nada nerviosa» y que espera obtener unos muy buenos resultados fruto de su pasión por el inglés. Para el examen solo necesitó una mesa «un poco más grande» para su máquina de escritura Perkins, que utiliza en sus clases. Cambridge Assessment English realiza cada año unos 150 exámenes en braille, a los que ahora se podrán sumar los de la prueba para niños de entre 8 y 10 años, que ya están disponibles a nivel global.