Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Álvaro Sánchez. La historia del pueblo cordobés de Fuente Palmera nos remonta a épocas prehistóricas, gracias al hallazgo en 1950 y 1954 de unos vasos campaniformes en la finca de El Bramadero a tan solo 2 km de Fuente Palmera, pertenecientes a la primera parte de la Edad de los Metales. Uno de estos recipientes apareció en magnífico estado de conservación acompañado de un puñal metálico, que hoy se exhiben en el Museo Arqueológico Provincial de Córdoba.

De la Edad Antigua, cuando el Betis (el Río Guadalquivir) era navegable y las balsas el medio de comunicación entre los dos márgenes de este también existen vestigios de vida en la localidad, al encontrarse vestigios y sepulturas cubiertas con gruesas losas de barro, en las que algunos investigadores han querido ver la antigua Detumo que Plinio señalara en la orilla izquierda del Guadalquivir.

Finalmente se han encontrado también restos de necrópolis y materiales que indican que alguno de estos yacimientos perduraron al menos hasta la época visigoda.
De la Edad Media existen algunos testimonios de la actividad humana durante estos siglos en las tierras de La Colonia, como monedas y utensilios. Además de vasijas.

Ya en la Edad Moderna indicar que la actual Colonia se fundó en 1767, bajo el reinado de Carlos III. El subdelegado de las nuevas poblaciones de Andalucía, Fernando de Quintanilla visitó lo que hoy conforma el territorio de Fuente Palmera emitiendo un informe detallado de las posibilidades que ofrecía la tierra para su colonización: «se podría colocar 300 colonos; la tierra era de buena calidad; la población se instalaría donde estaba la «fuente palmera»; se podría poner una iglesia con alguna ermita y se necesitaría un director ágil y activo por lo extenso del terreno.»

La colonia de Fuente Palmera nace como muchos otros pueblos de Andalucía en el empuje renovador del reinado de Carlos III.
En un momento de expansión de las ideas de la ilustración surge la colonización. Algunos de los factores que influyeron en ello fueron:

-La despoblación existente en ciertas zonas de Andalucía
-La inseguridad patente en los desiertos interiores en el camino Madrid-Cádiz y en el bandolerismo de la zona.
-El deseo de crear una sociedad ideal sin privilegios
-Resolver el problema agrario meridional

Se trataba del colonizar tierras deshabitadas y ponerlas en explotación, en definitiva construir una nueva sociedad que reflejase todas las ideas y conceptos desarrollados y proyectados por los reformadores ilustrados.

El fuero de población para las nuevas poblaciones de Sierra Morena y Andalucía tuvo vigencia desde su promulgación, acaecida el 5 de julio de 1767, hasta la fecha de su derogación, llevada a cabo por la reina regente María Cristina el 5 de marzo de 1835.

La distribución de los colonos se hizo respetando su origen, de manera que se establecieron varios núcleos de población:

El experimento social no tuvo los resultados más deseados y pronto aparecieron los conflictos entre los diferentes núcleos de la colonia de Fuente Palmera, las causas principales fueron las diferencias culturales y económicas.
Este malestar social se tradujo en un movimiento encabezado por Fray Romualdo de Friburgo y que terminó con la expulsión de los capuchinos alemanes que atendían espiritualmente a los colonos.

El proyecto de La Colonización y su Fuero llegan a su fin en 1835 época en la que la Santa Inquisición juzga a su principal creador, Pablo Antonio de Olavide, destituyéndolo del cargo de Superintendente.

Edad Contemporánea

Entre sus funciones principales, La Colonia de Fuente Palmera como las otras nuevas poblaciones que rodeaban a Ecija, era hacer frente a las acciones de los bandoleros, es por esta razón por la que aparece con frecuencia la villa en los anales del bandolerismo hasta principios del siglo XIX.

A pesar de los datos que se publican en el catastro a comienzos del siglo XX en la que nos encontramos un bajo nivel de concentración de propiedad agraria, en comparación con los pueblos vecinos, la colonia no era ajena a los problemas de Bandolerismo mencionados anteriormente. Caciquismo, conflictividad campesina e inestabilidad política municipal que estaban a la orden del día.

Durante la Época de La Restauración Fuente Palmera se incorpora a los movimientos huelguísticos que afectan cíclicamente a la provincia. En 1882- 1883, 1905 y sobre todo 1918-1920 momentos en los que se articulan organizaciones como La Razón Obrera.

Pasada la Segunda República y a comienzos de la Guerra Civil, desde el 18 de Julio hasta finales del mes de Agosto cuando entraron las fuerzas nacionalistas en el pueblo, la colonia estuvo controlada por el gobierno de la República, distinguiéndose en su defensa el popular José Bernete «El Chimeno».

En los años de la Posguerra y de la Etapa Franquista, La Colonia sufrió una gran emigración y muchos de los colonos se trasladaron principalmente por cuestiones laborales a la Comunidad Catalana y Países Centro Europeos.

Patrimonio Arqueológico

De la Época Romana encontraron restos de varias Villae en la Casa del Alcalde, el Cerro de los Pelotes, el Cortijo de las Monjas, el Molino de San José y en Ochavillo del Río. También encontraron un crucero en la Cruz de Fuente Palmera, y encontraron Alfares y asentamiento en el Arroyo de los Picachos.

Otros restos arqueológicos se han encontrado bajo el conjunto hidráulico carolino recientemente reconstruido, que se creen que son árabes, y que en la actualidad se están estudiando.

Patrimonio Histórico-Artístico

• El Ayuntamiento

Se construyó junto al Pósito y la Iglesia. Es un amplio y antiguo caserón de la Comandancia Civil que ha sido reformado en varias ocasiones, la primera se realizó en 1984.Francisco Pérez de Mena y Trujillo siendo alcalde de Fuente Palmera, instaló el reloj cuya torre adorna la fachada de la casa consistorial. En 1996 se ha cambiado este reloj, cuya maquinaria está en exposición, por otro nuevo y se ha remozado su torre y fachada del Ayuntamiento.

• El Pósito

Este edificio data de 1778. Lo que en su tiempo fue un almacén el grano, es hoy el edificio mejor conservado en su aspecto exterior de la colonización de Carlos III. Edificio de ladrillos vistos, semejantes a los ecijanos. Destaca la artística portada coronada por un vistoso frontón en el cual luce el escudo de la localidad. Actualmente es de propiedad privada.

• Trazado de las calles

Por su morfología urbana todas las nuevas poblaciones carolinas presentan una clara tendencia al trazado geométrico. En Fuente Palmera la armonía geométrica se ha conseguido mejor que en las restantes poblaciones carolinas a base de plaza central, en un frente presidida por Iglesia, Casa Consistorial y Pósito, y abierta al otro por una calle axial y principal. La uniformidad de las manzanas es también más acusada.

  • Plaza Real

Plaza de la que parten las cinco calles principales. En esta plaza están situados los edificios oficiales; Iglesia, Casa Parroquial, Ayuntamiento, Pósito, Cárcel y Molino del Rey, los dos últimos hoy desaparecidos.

• Iglesia de la Purísima Concepción

Presidiendo la Plaza Real se alza la parroquia fundacional de la Purísima Concepción. Siendo creada en 1768 perteneciente al Obispado de Sevilla hasta 1959 fecha en la que pasa a Depender de Córdoba. Se erigió como parroquia en 1803.

En la fachada destaca el nichal o antecapilla formado aquí por el saliente en forma de venera.Custodiando la puerta de acceso al templo encontramos una verja de hierro fundido.La fachada está flanqueada por dos torres construidas en ladrillo, rematada por una gran concha que cobija el escudo de Carlos III. La más antigua de las Torres es la de la izquierda, mientras que la de la derecha, quedo inconclusa, ha sido terminada con idéntico esquema en 1994.

La sencillez y la proporcionalidad se conjugan en el interior del edificio.Dicho templo consta de tres naves separadas por arcos de medio punto que se apoyan en robustos pilares; una central y dos laterales más estrechas, una cúpula barroca decorada con fajas radiales cubre el tramo central del crucero. Su bóveda de arista se eleva por encima de las molduras en yeso, que decora la parte superior de los pilares. Las aristas de la bóveda son producto de la intersección de dos arcos de medio punto, de distinta altura. Los arcos de las naves son de estilo carpanel. La cúpula descansa sobre las claves de cuatro arcos de medio punto, sobre la nave central.Las cuatro pechinas formadas por el descenso de la cúpula sobre los cuatro arcos, están decoradas con lunetas de yesería.

Retablo Mayor: El Altar Mayor estuvo dotado de un bello retablo dieciochesco, hoy desaparecido, y sustituido por uno barroco, procedente del Monasterio de Santa María de los Ángeles de Hornachuelos en cuyo centro se ha colocado el escudo de armas de Carlos III que figuraba en el primitivo retablo. Fue instalado en 1987. En la parte superior de este retablo se instaló como mesa de altar del Templo. Consta también de dos altares laterales de yeso, recientemente restaurado.

Capilla del Sagrario:  A la izquierda del presbiterio con el frontal tapizado en un adamascado beige, un gran cuadro, obra de Manuel García Reyes, fechado en 1985 copia de las dos trinidades de Murillo, con marco dorado y penacho, realizado en Fuente Palmera.Al pie del cuadro, y adosado a la pared aparece el altar en madera (Perteneciente al frontal del retablo) y el sagrario en metal dorado de 55 x 50 cm, con un áncora, copón y sagrada forma en la puerta. Acompañan en los laterales del cuadro, dos antiguas repisas de maderas traídas del obispado en 1985, y encima de ella dos lámparas del Sagrario del metal dorado, tipo aceitera con brazo de hierro fundido y madera con forma de escudo tapizado.

Entre las imágenes destacan Jesús Nazareno y el Cristo de la Sangre, ambos fechables en el XVII. Ambas figuras talladas en madera y policromada. La Purísima Concepción de María es otra de sus imágenes, también tallada en madera policromada, con dos metros de altura incluida la peana, fue realizada hacia 1940 y responde a modelos propios de la escuela granadina del siglo XVII.

  • Conjunto hidráulico histórico

El día 5 de julio de 2010, Día de La Colonia, fue inaugurado el conjunto hidráulico histórico de origen carolino en Fuente Palmera. “Todas esas personas que hace 243 años llegaron desde diferentes puntos de Europa construyeron un proyecto de pueblo en torno a esta fuente, de la que disfrutamos hoy gracias a este proyecto de restauración”.

Tras año y medio de obras, de excavaciones y de investigaciones se concluye la construcción de este magnífico patrimonio que se encuentra en el origen mismo de la Fundación de La Colonia de Fuente Palmera en el año 1767. La Fuente Histórica o Fuente Pública Mayor es el apeadero descansadero originario y centenario que existió a pie de la Cañada Real de Sevilla en tiempos de la Mesta.

Cuando fue descubierto y se procedió a la colonización y reparcelación de los terrenos para las familias de colonos, se eliminaron las vías pecuarias. Es por lo que posiblemente cayó en el olvido y hoy día no aparece en ningún catálogo de descansaderos y abrevaderos históricos de los que se ha valido la Junta de Andalucía para inventariarlos y darlos de alta.En 2009 se inició un proyecto de reconstrucción de esta fuente, utilizando para ello testimonios de las personas mayores del municipio, que también aportaron datos de gran valor y aseguraron que si levantaban la plaza posterior, encontrarían casi intacta dicha fuente.

Y así fue, se halló la fuente histórica y también el aljibe, además de importantes restos árabes que están siendo estudiados en Cultura y que parecen indicar que el origen de La Colonia puede ser anterior al año 1767. Esta fuente, junto a otras muchas que se están recuperando en los núcleos de población eran un símbolo del origen de La Colonia y de aquí procede también el nombre de Fuente Palmera.