Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Un estudio realizado por investigadores de Loma Linda University Health (Estados Unidos) ha puesto de manifiesto que comer frutos secos de forma habitual fortalece las frecuencias de ondas cerebrales asociadas con la cognición, el aprendizaje, la memoria y otras funciones clave del cerebro. Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Loma Linda en Beaumont, California (EE. UU.) ha estudiado sus verdaderos beneficios.

Liderados por el experto Lee Berk, los científicos partieron de la observación de que los frutos secos tienen altas concentraciones de flavonoides, es decir, antioxidantes que se cree tienen efectos antiinflamatorios, anticancerígenos y protectores del corazón. De la misma forma, los flavonoides también acceden a las áreas del hipocampo del cerebro que son responsables del aprendizaje y la memoria.

Los científicos opinan que estos flavonoides inducen efectos neuroprotectores, lo que lleva a la «neurogénesis» o al «nacimiento» de nuevas neuronas, además de mejorar el flujo sanguíneo al cerebro. Así, por ejemplo, los pistachos producen una mayor respuesta de las ondas gamma, responsables de mejorar el procesamiento cognitivo, la memoria, el aprendizaje y el movimiento rápido de los ojos durante el sueño; mientras produjeron una mayor respuesta ‘delta’, asociada al sueño profundo, inmunidad saludable y curación natural.