Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Los investigadores la Universidad de Melbourne han creado anunciado que, gracias a un pequeño implante cerebral, podrían darle una nueva esperanza de volver a caminar a personas con lesiones en la médula espinal.

Este implante cerebral, conocido como ‘stentrode‘ -compuesto por electrodos y mide poco más que una cerilla-, se implantaría dentro de un vaso sanguíneo próximo al cerebro, y registra el tipo de actividad neuronal que se ha demostrado en ensayos preclínicos para mover las extremidades a través de un exoesqueleto o para controlar las extremidades biónicas.

El autor principal y neurólogo en The Royal Melbourne Hospital e investigador asociado en el Instituto Florey de Neurociencias y la Universidad de Melbourne, el Dr. Thomas Oxley, a afirmado que quieren ir un paso más allá implantándolo por primera vez en el cerebro humano. De esta forma esperan probarlo con los 5 primeros voluntarios en septiembre de 2018.

«Nuestra visión, a través de este dispositivo, es devolver la función y la movilidad a pacientes con parálisis completa registrando la actividad cerebral y convirtiendo las señales adquiridas en comandos eléctricos, que a su vez conducirían al movimiento de las extremidades a través de un dispositivo de ayuda a la movilidad como un exoesqueleto. En esencia, esto es una médula espinal biónica «, ha afirmado Oxley.