Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carmen Paz. Orawan Kaewla habitualmente hace un recorrido para alimentar a los animales abandonados en las calles de su ciudad de residencia en Tailandia. Pero el día que conoció a Tua Plu todo cambió. Ella se lo encontró en las calles muy hambriento, le dio de comer y el perro se encariñó para siempre de la mujer.

Desde ese momento, el perro comenzó a demostrar su gratitud con la mujer, obsequiándole diariamente objetos que encuentra en la calle. “Cada día se presenta con un objeto en la boca. Por lo general una hoja y, a veces, un trozo de papel”, explica Orawan en su perfil de Facebook.