Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Muchas han sido las voces de críticas de las etiquetas de género en los juguetes dirigidos a los más pequeños de la casa. La imagen de un niño cuidando de su muñeco o de una niña montada jugando con un coche teledirigido no era lo más habitual en los catálogos navideños hasta estas navidades.

Como muchos usuarios de twitter han podido comprobar, los tiempos están cambiando y las grandes empresas de juguetería no podían ser menos. En este punto cabe hablar de Imaginarium y de sus 25 años aportando una equidad de género en sus catálogos que rompe cualquier concepto estereotipado, una forma de mostrar el juego real y la infancia. De esta forman han pretendido fomentar valores sociales como la diversidad racial y la equidad de género, mostrando que el juego es universal y que no existen juguetes para niños y juguetes para niñas.

Ahora otras empresas, como Toy Planet, no solo añaden juguete sin roles de género sino que incluyen entre sus páginas imágenes de niños con Síndrome de Down para acercarse de esta forma a la realidad de muchos hogares. Muchos han sido los que han alabado este cambio y esperan que vaya a más.