Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. El Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid se encargará de la atención de Marcos Carribero, el niño jerezano de 14 años que sufre tres cardiopatías congénitas severas que le han obligado a someterse a 45 operaciones, tal y como han comunicado este martes los padres del menor.

Como ya informábamos este fin de semana, los padres de Marcos han ido hasta el Congreso con la idea de reunirse con el diputado del grupo EAJ/PNV, Joseba Agirretxea, para solicitarle ayuda para hacer frente a los elevados costes a los que se tiene que continuar sometiendo el pequeño. De esta forma, el hospital madrileño se convertirá en el nuevo centro de referencia de Marcos, algo por lo que sus padres y sus médicos en el hospital de Jerez llevan peleando durante cuatro años, y el cardiólogo José Luis Zunzunegui, que ya le operó en Sevilla, se encargará de su atención.

“Es un logro increíble, un paso importantísimo que, aunque no habíamos perdido la esperanza, veíamos difícil después de tantos años de papeleo y de lucha con el apoyo de los médicos del hospital de Jerez”, acertó a decir Juan Carribero, presa aún de los nervios por la emoción del momento. Los padres de Marco quieren que les reconozcan como cuidadores y que su hijo sea valorado por un tribunal médico como pensionista para que los tratamientos y los medicamentos no tengan coste. En la actualidad tiene el reconocimiento solo de gran dependiente, por lo que percibe solo 442 euros al mes.