Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Un trabajo conjunto de las universidades de Western Sidney (Australia) y Manchester (Reino Unido) ha revelado que el ejercicio aeróbico puede mejorar la función de la memoria y mantener la salud del cerebro, e incluso su tamaño, a medida que uno envejece.

En su trabajo, cuyos resultados publica la revista ‘NeuroImage’, se centraron en evaluar los efectos del ejercicio aeróbico en la región del hipocampo, que es clave para la memoria y otras funciones cerebrales. Estudios previos han demostrado que el cerebro va disminuyendo poco a poco con la edad, encogiendo un 5 por ciento cada 10 años a partir de los 40 años. Y aunque investigaciones en ratones habían demostrado cómo el ejercicio ayuda para aumentar el tamaño del hipocampo, los estudios en humanos eran hasta el momento inconsistentes.

En este caso revisaron sistemáticamente 14 ensayos clínicos en los que se analizó mediante escáneres cerebrales a 737 personas antes y después de someterse a un programa de ejercicio aeróbico controlado, que incluyó bicicleta estática, marcha y carrera en cinta. Entre los participantes había adultos sanos, algunos con deterioro cognitivo leve como Alzheimer y personas con un diagnóstico clínico de enfermedad mental, como depresión o esquizofrenia. Y aunque la edad media eran 66 años, había participantes de 24 a 76 años.

La duración de los programas varió entre 3 y 24 meses, con una frecuencia de dos a cinco sesiones semanales. Y en términos, generales, aunque el ejercicio no tuvo ningún efecto sobre el volumen total del hipocampo, sí aumentó significativamente el tamaño de la región izquierda.  «En otras palabras, el ejercicio puede verse como un programa de mantenimiento para el cerebro», ha afirmado Joseph Firth, principal autor del estudio y científico del Instituto Australiano de Medicina Complementaria de Sidney.