Escritura.

Javier Collado

Dobuss

CBN. Entrevistamos en Córdoba Buenas Noticias a Manuel Torres Ojeda, responsable jurídico de Reestructuralia, abogado experto en ejecuciones hipotecarias que nos ofrece un poco de luz en la realidad actual, diez años después de iniciada la crisis económica e inmobiliaria de nuestro país, acerca de estos procesos que en muchos casos tienen un fuerte impacto en personas y familias.

CBN. Usted ha sido durante muchos años director de la asesoría legal de una gran promotora , ya desaparecida, que llegó a construir miles de viviendas. En su opinión, ¿como ha afectado la crisis al sector inmobiliario y promotor en general?

MTO. Un efecto devastador en mi opinión, casi un 93 % de las sociedades promotoras en

nuestro país han desaparecido completamente o casi completamente, con lo que ello implica en relación a la pérdida de miles de puestos de trabajo tanto directos como indirectos. Sencillamente quedó fulminado el sector promotor y constructor de nuestro país.

CBN. Pasados ya diez años desde el comienzo de la crisis, ¿cuál piensa que ha sido la causa, respecto al negocio promotor?

MTO. La excesiva atomización del sector, los verdaderos promotores profesionales, fueron superados por miles y miles de personas que sin experiencia y conocimiento se atrevieron con un negocio superespecializado. Recuerdo el caso de un mancebo de una farmacia que hizo una promoción inmobiliaria en la costa del sol, pero lamentablemente no pudo dejar el mostrador de la botica por los efectos de la crisis, eso no es normal en un sector profesionalizado.

Por otro lado la conducta de la banca en general y las cajas de ahorros en particular, con su propia atomización y falta de profesionalidad de muchas personas que para estas prestaban servicios.

La orgía, si se me permite la expresión, a la hora de conceder préstamos promotores,

refinanciaciones etc etc a personas inexpertas en el sector, dejó mucho que desear en demérito del sistema financiero en general.

Hoy, como saben, para prestar servicios financieros y de asesoramiento, en virtud de varias normas comunitarias, hay que poseer unos conocimientos y experiencia acreditable y demostrable, incluso pasar un examen y aprobar, eso poca gente lo sabe, es decir por fin existe, eso deseamos, una profesionalización en el sector financiero.

CBN. Su experiencia le ha llevado a conocer cientos de casos, donde familias enteras han perdido sus ahorros de toda la vida, incluso llevándoles a la ruina total.

MTO. Penosamente así es.

CBN. ¿Qué le diría y o recomendaría a esas familias, aún pasado tanto tiempo??

MTO. Pues que se informen en despachos profesionales especializados en el sector inmobiliario. Por favor no todo vale, al igual que no se va al otorrino para un dolor en el pie derecho, también los despachos de profesionales tienen sus especialidades y muy cualificados por cierto.

CBN. ¿Qué tipo de recomendaciones, podría dar a esas personas?

MTO. Hoy día con la evolución de la crisis, el derecho se mueve y no es algo ajeno a la

realidad social, los jueces y tribunales son profesionales y serios y viven en este mundo con los pies en la tierra.

Así la Sala Primera de Nuestro Tribunal Supremo, ya tiene consolidada y destacada Jurisprudencia, plenamente seguida por las secciones de las audiencias provinciales y juzgados de primera instancia de nuestro maltrecho país, que declara responsables en forma solidaria a los bancos y las cajas de ahorro, también cooperativas de viviendas, junto con los promotores inmobiliarios, de las cantidades entregadas a cuenta por los clientes y les obligan a devolver esas sumas.

Es una magnífica vía para recuperar la inversión, pero insisto con profesionales especializados.

CBN. Lo que sucede es que nuestros Juzgados y Tribunales, no favorecen ni deben favorecer la especulación inmobiliaria.

MTO. Me explico. Se daba el caso, frecuente, de que un señor x, adquiría varios inmuebles

para revenderlos en muy corto plazo, con altas plusvalías especulativas, ese señor inversor, no es la figura cuya defensa tutelan los Juzgados y Tribunales y me parece justo, el negocio lleva aparejado riesgo y con eso deben asumir su responsabilidad los apostantes a ricos fáciles y especulativos; cuidado con eso.

CBN. Pero una pobre familia, que perdió todos sus ahorros, ahora tienen encima que soportar un tedioso y carísimo proceso judicial? Le parece normal?

MTO. Ciertamente NO, pero reitero, recomiendo la visita a despachos profesionales super

especializados, donde les podrán recomendar otras vías tan útiles como las demás. La MEDIACIÓN con la entidad financiera empieza a calar en nuestra sociedad y sistema legal, la CONCILIACIÓN, etc.. Hay otras vías.
Al margen de ello, seguro que en casos como esos, los profesionales sabrán como alcanzar un acuerdo con el cliente que no le límite el acceso a la justicia. Eso sÍ e insisto, con profesionales especializados. Eso es básico y no me canso de repetirlo.