Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Nuestras mascotas nos dan alegría y amor, cuando fallecen es como perder a un miembro de la familia. James Xuereb de Ontario (Canadá), perdió a sus dos perros Nemo y Lucy y se le rompió el corazón.

Sus «amigos perrunos» fallecieron por insuficiencia cardíaca congestiva y vejez. Pero el día de su cumpleaños, todo cambió. A la familia de James se le ocurrió regalarle una sorpresa.

Una carta con un mensaje que decía: «Hola, mi nombre es Lumo. No, no soy Nemo, ni puedo ser Lucy. Mi mami me trajo para dar un poco de felicidad en tu vida. Mientras caminamos juntos por la vida, podemos crear nuestros recuerdos maravillosos. Con cariño, Lumo».

La familia lo llamó Lumo como resultado de la combinación de Lucy y Nemo. Nada los podrá reemplazar. Sin embargo James ahora está creando nuevos recuerdos con Lumo, su «nuevo amigo perruno».