Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Una juez de Lugo ha retirado la guardia y custodia de una perra a sus dueños y les ha prohibido acercarse a menos de 500 metros del animal por presunto maltrato. La cachorra, de seis meses, se precipitó el pasado 1 de noviembre desde la ventana de un edificio y se rompió los dos fémures. La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de esta ciudad gallega investiga si la pareja, que se negó a que el can recibiera atención hospitalaria y que ha incurrido en múltiples contradicciones en su declaración, lanzó al animal a propósito.

Entre las medidas cautelares, la magistrada ha acordado también el decomiso y la intervención de la perra, que se encuentra actualmente ingresada en el Hospital Veterinario Rof Codina, donde ha sido operada; la atribución provisional de la guardia y custodia a la Sociedad Protectora de Animales de Lugo; y la prohibición a los dueños de intentar comunicarse con estas dos instituciones y de tener otros animales temporalmente.

En un auto, la juez aprovecha para censurar el «escaso interés» que hay en España por el bienestar animal y describe un panorama «bastante desolador» con el maltrato y el abandono de «miles de animales» que se producen cada año. En ocasiones, añade, son sometidos a «actos de extraordinaria crueldad, mutilaciones, sacrificios innecesarios (…) o simplemente son matados, torturados, extenuados o desechados por inservibles, por una incomprensible diversión en determinados «espectáculos públicos» o «deportivos»«.