Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba homenajeó a las familias de los niños prematuros en el día mundial de este colectivo que se celebra cada año el 17 de noviembre.

Concretamente, profesionales de la Unidad de Neonatología, perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría del hospital, decoraron los espacios de acceso e interior de esta área con globos con formas de bebés y de color morado, marcos y peluches, según informa la Junta en una nota de prensa.

Además, bajaron a la puerta principal del Hospital Materno Infantil para hacer una suelta de globos y hacer visible el objetivo de este día, que es «poner en valor el esfuerzo y desempeño diario de las familias que consiguen que la vida de sus hijos sean lo más feliz posible».

En los últimos siete años, el hospital registra un incremento del número de nacimientos prematuros (antes de la semana 37 de gestación). Concretamente, la evolución desde el año 2010 al 2017 pasa del 5,88 por ciento del total al 9,23 por ciento. Es decir, el hospital registró en 2010 un total de 247 nacimientos de niños prematuros, mientras que en 2016 este número se incrementó hasta 337.

Para abordar las complicaciones derivadas de un parto prematuro, la Unidad de Neonatología pone en marcha en los últimos años una serie de mejoras para favorecer el desarrollo neurosensorial y emocional del recién nacido como la implantación de los cuidados centrados en el desarrollo y en la familia (CCD).

Estos cuidados implican el desarrollo de acciones que se basan en la reducción de los niveles de estrés a través de la optimización del ambiente –luces, ruidos–, de la práctica del Método Canguro, evaluación y tratamiento del dolor, así como el reconocimiento de la familia como referencia permanente del recién nacido, haciéndoles partícipes de los cuidados de su hijo durante y después de la hospitalización.

En esta línea, los profesionales realizan talleres con los padres y madres en los que se pretende instruir a los padres en los cuidados de sus bebés prematuros, resolviendo dudas, etcétera.

Tanto los avances obstétricos como las mejoras en la práctica clínica y en los cuidados neonatales contribuyen de forma considerable a la disminución de la morbimortalidad, según destacan desde la Junta.

Actualmente, el hospital universitario Reina Sofía ha registrado un ascenso en las tasas de supervivencia en los niños más inmaduros menores de 32 semanas y/o con 1.500 gramos de peso al nacer, pasando del 70 al 80-90 por ciento de éxito. A medida que la edad gestacional es mayor, aumentan las tasas de supervivencia y disminuye de forma progresiva la prevalencia de complicaciones a corto y largo plazo.