Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. La revista Pediatrics ha informado esta semana sobre el caso de una pequeña nacida a las 21 semanas de embarazo, que logró ser reanimada y sobrevivir, y que hoy, que ya tiene más de 3 años, es una niña completamente sana y normal.

“Se puede considerar la superviviente más prematura conocida hasta la fecha”, ha publicado Pediatrics.

Courtney Stensrud y su esposo piensan que su hija es una valiente y un auténtico milagro.

En los Estados Unidos, la mayoría de las sociedades de pediatría y obstetricia coinciden en que 22 semanas de gestación es el umbral más bajo de supervivencia, y muchos médicos recomiendan no reanimar a bebés nacidos antes de las 22 semanas debido a la baja probabilidad de supervivencia. Los bebés a término nacen a las 39 a 40 semanas.

Antes de que una emergencia médica condujera al nacimiento prematuro de su hija en 2014, mientras todavía estaba en la sala de anteparto del Methodist Children’s Hospital en San Antonio, Texas, Stensrud dijo que buscó a otras madres que hubieran dado a luz a las 21 semanas.

“Encontré historias de 22 semanas, 23 semanas, pero ninguna de 21 semanas. Así que sabía que había poca o ninguna supervivencia a las 21 semanas”, comenta la madre.

Justo después de que Stensrud diera a luz, el Dr. Kaashif Ahmad, un neonatólogo afiliado a MEDNAX en el hospital y autor principal del informe del caso, advirtió sobre las extremadamente bajas posibilidades de supervivencia del bebé y aconsejó inicialmente no intentar ni tan siquiera reanimarlo.

“Aunque lo estaba escuchando, simplemente sentí algo dentro de mí que decía: ‘Solo ten esperanza y ten fe’. No me importó que tuviera 21 semanas y 4 días. No me importó “, dijo Stensrud.
“Mientras me estaba hablando, solo dije: ‘¿Lo intentarás?’ Y dijo que lo haría, y tres años más tarde, tenemos a nuestra pequeña y milagrosa bebé”, dijo Stensrud.

“No cuento mucho su historia, pero cuando lo hago, la gente se sorprende”, dijo.

“Si hay otra mujer en anteparto que está buscando en Google, pueden encontrar esta historia y pueden encontrar un poco de esperanza y un poco de fe”.

Stensrud solicitó a CNN que no publicara el nombre de su hija o las fotos actuales para respetar la privacidad de su familia.

Ahmad señaló que la hija de Stensrud fue un caso muy especial, y que se necesita más investigación sobre los partos prematuros de menos de 22 semanas.

“Es muy posible que haya habido muchos bebés de 21 semanas reanimados en otros lugares que no tuvieran resultados positivos, y por esa razón, no hemos oído hablar de ellos”, dijo. “Reportamos este caso porque después de esta reanimación ella lo hizo bien, pero es posible que este sea un caso extraordinario y no deberíamos esperar lo mismo de otros bebés. Tenemos que aprender más antes de poder sacar conclusiones. ”

En el mundo se estima que nacen prematuramente 15 millones de bebés antes de las 37 semanas de gestación, cada año, según la Organización Mundial de la Salud.

El año pasado, el nacimiento prematuro afectó a uno de cada 10 bebés nacidos en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
Ha habido un aumento en la prevalencia de nacimientos prematuros en los Estados Unidos, con 8,000 bebés prematuros el año pasado, según un informe publicado el miércoles por la organización sin fines de lucro March of Dimes.

Las guías de la sociedad profesional pediátrica y obstétrica se actualizan rutinariamente para responder a la desafiante pregunta de cuándo se debe recomendar o no la reanimación de un bebé prematuro.