Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Cruz Roja tiene en marcha en Córdoba un proyecto de ‘Apoyo temporal a familias con personas a su cargo’, a través del cual la entidad trata de aliviar el desgaste físico y emocional que suelen sufrir quienes se encargan de cuidar, de forma habitual, a personas dependientes mayores de 65 años.

Por ello, coincidiendo con la conmemoración ayer del Día de las Personas Cuidadoras, la institución humanitaria aprovecha para animar a la ciudadanía, por un lado, a hacer uso de este servicio, y por otro, a contribuir al mismo desde el voluntariado.

En lo que va de año, 23 familias de la ciudad se han beneficiado de este proyecto –financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad-, y en todos los casos –menos uno- eran mujeres las cuidadoras principales, con una edad mayoritariamente comprendida entre los 50 y los 65 años, que han de alternar la atención a personas mayores con el cuidado de sus nietos y el trabajo.

El catálogo de actividades que desarrolla el voluntariado en los hogares de las personas dependientes va desde la mera compañía hasta el apoyo a la movilidad dentro de la vivienda, pasando por la orientación espacio-temporal, el ocio y la ayuda en la adquisición de habilidades. Estas iniciativas de Cruz Roja persiguen ofrecer a las personas mayores actividades adaptadas a sus posibilidades y limitaciones, además de aliviar el desgaste personal en los cuidadores habituales y ofrecerles a estos últimos estrategias y técnicas para el manejo del estrés, a través de talleres de relajación y ayuda mutua.

En este sentido, la entidad ha preparado para mañana 7 de noviembre a las 17 horas, en el Salón de actos de la Casa Ciudadana, un taller sobre higiene postural y prevención de enfermedades por inmovilidad. El de ‘Apoyo temporal a familias con personas a su cargo’ es uno más de los proyectos con los que la organización trata de cubrir las principales demandas de los mayores, desde la compañía y el afecto -fundamental para aquellas personas que viven solas- hasta ayuda en situaciones de emergencia, actividades de ocio o respaldo tanto para realizar trámites como para promover un óptimo estado de salud física y mental entre la tercera edad