Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El pasado 26 de Marzo se produzco un gran hito en la historia musical de Castro del Río que esperan que suponga un punto de inflexión en su devenir histórico-musical.

Castro del Río ha sido y es un gran foco cultural y musical. Pero mucho más en su pasado más lejano y cercano con grandes músicos, grandes compositores y un gran legado por descubrir y disfrutar. El hecho en cuestión fue la puesta en valor de la Misa de Difuntos del Maestro Algaba, obra interpretada una sola vez en el año 1930 y que conmovió los corazones de los más de 250 asistentes al concierto la pasada cuaresma.

Tras el gran éxito y reconocimiento recibido tras aquella interpretación del Concierto Requien Misa de Difuntos del Maestro Algaba durante la cuaresma castreña. Aprovechando el ambiente de la semana de difuntos y contando con el entusiasmo de cantores y músicos, el Ateneo Música Sacra Villa Cervantina organiza de nuevo este concierto para los que no pudieron asistir en su momento, o para todos los que quieran repetir dicha experiencia.

Será este domingo día 5 de Noviembre en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen a las 12.00h.

Según informa en una nota el Ayuntamiento, la composición en su totalidad es una expresión de un profundo dolor, un dolor que mediante la música fluye y es capaz de alcanzar cotas de altísima sensibilidad que finalmente desemboca en el comunnio con un lamento. La obra está fragmentada en diez composiciones: INTROITUS (Requiem, Kyrie), SECUENTIA (Tuba mirum, Recordare, Ingemisco), OFERTORIUM (Domine Jesu Christe), SANCTUS – BENEDICTUS, AGNUS DEI, COMMUNIO. Por momentos, las frases de la partitura se transforman en el llanto del alma, los porqués se transformaron en esperanza, el sentimiento de pérdida se trasforma en la más profunda lamentación, la ira por el vacío se transformó en una explosión de ilusión porque al final tras la pérdida hay un advenimiento.

De nuevo elenco musical estará formado por un conjunto de 8 tenores y 8 bajos a la interpretación vocal. Acompañado por un pequeño ensamble: cuatro violines, viola, violonchelo y contrabajo, a la cuerda, y dos clarinetes, oboe, flauta, fagot y trompa. Todo lo anterior bajo la batuta de D. Pedro J. Granados Millán, actual Director de la Escuela de Música de Castro del Río.

De esta forma Castro del Río quiere posicionarse en un inmejorable lugar para recuperar además de poner en valor su legado histórico musical. Con estas iniciativas la cultura castreña vuelve al tiempo en el que las crónicas relataban las grandes composiciones de los músicos castreños y sus grandes interpretaciones. Volver a estar orgullosos de sus artistas y recordar y recuperar lo que no nunca debió de ser olvidado.