Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Con 98 años, Ada ha sido capaz de hacer un sacrificio más por su hijo y trasladarse a la residencia en la que él, que tiene 80, vive en Liverpool. La emotiva historia de Ada y Tom Keating ha llegado al corazón de muchos británicos.

Tom Keating fue a ese centro de mayores hace un año, cuando su situación requería más cuidados. Solo un año después, Ada decidió que prefería vivir allí con él. Madre e hijo siempre han tenido una relación muy especial. Tom nunca se casó y desde que nació, cuando Ada tenía 18 años, ha vivido con ella.

“Me despido de él cada noche y le doy los buenos días cada mañana. Me espera con un gran abrazo. Nunca dejas de ser madre”, explica Ada en una entrevista que recoge Daily Mail.