Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. La Fundación Affinity y la Conselleria de Justícia de la Generalitat han impulsado un programa pionero en España que ha permitido que un perro de asistencia acompañe a víctimas de violencia de género y de delitos contra la libertad sexual, reduciendo el estrés de éstas y mejorando su confianza, seguridad y autoestima.

La prueba piloto se ha desarrollado en la Audiencia Provincial de Tarragona con 20 mujeres voluntarias: diez han sido acompañadas por el perro y las otras diez no (grupo de control), y según los primeros resultados, las que han tenido la compañía del perro han mostrado niveles de ansiedad más bajos que las demás, según explica la fundación en un comunicado este lunes.

Un golden retriever llamado Bob ha acompañado a las víctimas en el acceso a los juzgados y hasta el momento de declarar, y las voluntarias tenían la opción de interactuar con el animal en la sala de espera -unos 30 minutos- acompañada por el psicólogo de la Oficina d’Atenció a la Víctima del Delicte (OAVD), y también las ha acompañado en la salida hasta la calle.

El objetivo ha sido comprobar si la presencia del animal ayuda a reducir la ansiedad y el estrés de la víctima antes de entrar en la sala de juicios donde, probablemente, se encontraría con su presunto agresor. Los resultados se han basado en los test Escala analógica visual de ansiedad y Escala Hamilton de medida de ansiedad (Harsin), en los que las mujeres del grupo de control han mostrado niveles de estrés más altos.

Bob fue recogido por una protectora de Tarragona con síntomas de maltrato grave: tenía perdigones en la cabeza y mostraba fobia y rechazo por las figuras masculinas. En la actualidad, es un perro totalmente recuperado y está especializado en intervenciones con colectivos vulnerables como personas mayores con enfermedades neurodegenerativas, niños y adultos con enfermedades de desarrollo y víctimas de violencia de género.