Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. El pasado martes, la cadena de restaurantes de comida rápida Burger King, en colaboración con la organización No Bully, lanzaron un comercial y campaña publicitaria con un mensaje muy claro: el bullying lo podemos detener todos.

El anuncio te muestra un supuesto experimento social realizado en una sucursal del restaurante, donde varios actores mostraron una escena de bullying y un empleado de Burger King aplastaba una hamburguesa por cada escena de acoso. La idea general era saber si las personas se quejarían por una “hamburguesa que había sufrido bullying” y si estas mismas personas harían algo al ver cómo un niño era abusado por compañeros.

Los resultados fueron deprimentes en un principio, pues de acuerdo al comercial, el 95% de las personas fue a quejarse por su hamburguesa, muy molestos por haber recibido una mala atención de parte del restaurante, y aunque algunos de estos clientes mostraron incomodidad ante el abuso de los niños a otro menor, ninguno hizo nada.

Además del experimento, el comercial muestra testimonios de personas que han sufrido de bullying en sus vidas. Algunos de ellos hablaban del momento más importante y el que les devolvió la fe: que algún amigo haya intervenido por ellos y los haya ayudado. Pero aún así la empresa ha conseguido su objetivo ya que el vídeo ha sido visto más de medio millón de veces en menos de una semana. De esta forman están consiguiendo una repercusión que ayuda a concienciar a la población de este grabe problema.