Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carmen Paz. A ritmo de sus éxitos de ayer y hoy los cordobeses han cantado, saltado y vibrado junto a Antonio Orozco. Las puertas se abrían en torno a las 20 horas de la tarde. Una hora antes, a las 19 horas el cantante de L’Hospitalet de Llobregat comenzaba con las pruebas de sonido.

Si bien es cierto, que los fans cordobeses ya llevaban rato esperando en la cola. Dos colas divididas en pista y grada. Los primeros de la cola llevaban desde las 7 de la mañana esperando al cantante. 

Al comienzo existieron unos problemas técnicos, que Orozco solucionó diciendo que de Córdoba lo sacarían con los pies por delante. Y sonó “Sería capaz”, un inicio de concierto formidable que levantó a La Axerquía de sus asientos. Para continuar con “Mírate” y “Querer o no querer”.

Con “Podría Ser” llegó la emoción, la cuál terminó con “Pídeme” cuando Orozco pidió a Córdoba que estuviera de su lado. Esto llevó a Córdoba a un “Viaje” para buscando lo que nunca encontró.

Antonio Orozco en el escenario de La Axerquía. Foto: Carmen Paz.

Antonio tenía ganas de bailar, quiso ser “El último de la fila”. Y preguntó a los fans que que querían que hiciera, pero lo que fuese “en orden”. La Axerquía respondió al unísono: ¡qué cante el niño!. En la pista había un pequeño niño con un cartel que pedía a Orozco cantar con él. 

Por pedir pedí” fue la siguiente canción para llegar hasta “Devuélveme la vida”. Ante la respuesta de Córdoba el cantante se quedó “Temblando” sobre el escenario. Llegó en ese instante el momento, Antonio tenía el valor, tenía los sueños, La Axerquía tenía la voz, y los besos y Antonio “moriría en el intento”.

Con voz ronca y la emoción a flor de piel el cantante catalán gritó a los cuatro vientos que “por unanimidad de toda la banda este está siendo el mejor concierto de toda nuestra vida”. Continuó con “Hoy será” y “Que me queda” dónde presentó a la banda: Joni y Pedro Javier como guitarristas; a la batería Tori y su hermano Marcos Orozco; al bajo, Jordi y por último, Juan Caro como teclista.

La banda de Antonio Orozco. Foto: Carmen Paz.

Llegó la espera canción “De pedacitos de ti”, todo hacía indicar que el concierto había terminado, Antonio se iba y daba la gracias a una Axerquía entregada bajo la frase: “sois el mejor regalo de mi vida”. Pero no, al rato Orozco volvió a salir. Y subió a Carmen, una niña de “La Voz Kids” con la que cantó “Mi héroe”.  El momento solidario de la noche llego.

Por un lado, dio las gracias a todos los que habían colaborado durante casi 5 años por la restauración del hospital de día de San Juan de Dios y pidió ayudar para Ángel. Solo había que mandar un SMS. Por otro lado, dedicó la canción a su amigo Xavi recientemente fallecido. Al finalizar Antonio Orozco se vino abajo ante el aplauso al unísono de La Axerquía.

Continuo con “Una y otra vez” y terminó con “Lo que tú quieras soy”. Córdoba aún no había conseguido su objetivo: que cantase el niño. Y siguió insistiendo hasta que el pequeño subió al escenario. No subió solo, subió acompañado de Pedro, el niño de “La Voz Kids” de la última edición con quién canto “Devuélveme la vida”.

Pedro, el cordobés del equipo de Orozco en La Voz Kids. Foto: Carmen Paz.

El pequeño se llama José Rodríguez Vida y es natural del Carpio, y Orozco cumplió su sueño cantar “de pedacitos de ti”. Y el público enloqueció con la voz del pequeño. Aunque no tanto como Antonio Orozco que se bajo del escenario impresionado por todo el arte que tiene Córdoba.

Una noche impresionante la que disfrutó ayer Córdoba. Bajo la mirada, la voz, la emoción y la entrega de Antonio Orozco a quién podremos seguir viendo sobre los escenarios de su gira “Destino organizada por Alboreá Producciones.