Javier Collado

Dobuss

Luisa Gómez Castellano. Dejemos los bolsos mini para otro momento. Cuando se trata de ir a trabajar necesitamos uno con bastante capacidad, uno parecido al de la mismísima Mary Poppins, porque seguramente no volvamos a pasar por casa hasta tarde, así que hay que llenarlo de “por si acaso”.

Y no solo se trata de la jornada laboral, el día no acaba ahí; después de salir de la oficina hay que ir a la compra, recoger a los niños del colegio, y demás responsabilidades de una mujer todoterreno.

Normalmente solemos caer en la clásica de repetir este complemento, ya sea por comodidad, o porque pensamos que el trabajo no es lugar para pensar en estilismos. Pero no es así. Se pueden extrapolar las tendencias de la temporada a cualquier momento y tarea del día a día.

El otoño es la estación de la vuelta a la rutina, al trabajo, a los horarios… pero no es sinónimo de colores apagados y poco alegres porque el verano ha terminado, no esta temporada.

 

Ya lo ha hecho público Pantone (empresa creadora de un sistema de comparación y creación de colores), los colores del Otoño – Invierno 2017/18, inspirados en las pasadas Fashion Weeks de Nueva York y Londres son, entre otros, el rosa palo, rojo chillón, verde bosque, gris neutral y tostado.

Ya que el outfit para ir a trabajar suele ser bastante formal y discreto, puedes añadir estos colores a tu look con tu bolso. Elige el que mejor se adapte a tu ritmo, donde quepan tu portátil, agenda, móvil, tablet, y hasta el tupper con tu comida.

Prácticos y con estilo. Ficha los que mas te gusten de nuestra selección; de asa corta, de asa larga, bandolera e incluso las mochilas (si aún no lo sabías, hace ya tiempo que dejaron de ser un complemento infantil) están a la orden del día por su variedad de estilos, formal e informal, y por la comodidad de su uso; el aliado perfecto