Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. La institución humanitaria Cruz Roja ha realizado desde principios de año unas 50 visitas a domicilios de la capital cordobesa para atender a mujeres que ejercen la prostitución, mientras que ha llevado a cabo una veintena de intervenciones en calles de Córdoba, todo ello dentro del proyecto impulsado por Cruz Roja en la provincia para prestar atención sociosanitaria a la población que ejerce la prostitución.

A pesar de que la Cruz Roja no puede llegar a todos los pisos pero intenta llegar a atender al mayor número de mujer. En el primer semestre de 2016 atendieron a 71 mujeres -41 en la capital y 30 en la provincia-, mientras que en los primeros seis meses de 2017 han sido 76 -47 en la capital y 29 en la provincia-. Al respecto, distintos inmuebles de Puente Genil y Lucena y un club cercano a Baena han sido visitados periódicamente por el personal de Cruz Roja, unas visitas en las que se intenta realizar una atención social integral.

Desde el personal de Cruz Roja se intenta crear «un clima de confianza» con las mujeres a las que se atiende para que «empiecen a contar cómo se encuentran y si se les puede ayudar en algo», de manera que «en función de las necesidades que tengan y lo que cuenten, se trata de dar respuesta con los recursos de Cruz Roja y otros recursos externos si es necesario».

En general, «son mujeres en situación de precariedad económica y social muy grande y eso se les lleva a meterse en este mundo» según relata la organización, quien ha precisado que en el último año ha habido un aumento de mujeres españolas atendidas y también atienden fundamentalmente a mujeres de países de América del Sur, Rumanía y Nigeria. Por edades, la franja mayoritaria es la comprendida entre los 20 y los 49 años y en menor medida la que va desde los 50 hasta los 64 años.