Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes un decreto que se crea y regula el permiso de los empleados públicos de la Junta de Andalucía para el cuidado de hijos e hijas con cáncer u otra enfermedad grave.

La medida se concreta en distintas reducciones de la jornada laboral según los casos, con percepción del cien por cien de las remuneraciones. Podrá solicitarse inicialmente por un mes y prorrogada a dos si así lo considera un informe médico, que también puede determinar un plazo mayor.

La norma define los distintos aspectos relacionados con el permiso, concreta los requisitos para la concesión y las enfermedades que a sus efectos se consideran graves. Los empleados públicos afectados pueden solicitarlo cuando tenga lugar un ingreso hospitalario, durante el posterior tratamiento continuado en el domicilio familiar y también en el caso de recaída. El supuesto básico es el de la necesidad de cuidado directo, continuo y permanente tanto por parte de las personas progenitoras como de las adoptantes, guardadoras, acogedoras y tutoras.

En supuestos muy excepcionales y justificada, podrán valorarse otras patologías cuando lo solicite la persona interesada. El listado básico que sirve de soporte al permiso ya fue ampliado por el Gobierno andaluz en 2016 con supuestos de fracturas y luxaciones (que incluyen las craneales y las de columna vertebral con lesión medular); embolias y trombosis arteriales o venosas, y pericarditis reumática crónica, entre otros.