Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Ya está instalado en España un nuevo sistema de guardarrail de contención pionero que suaviza los impactos y puede evitar las amputaciones accidentales.

Realizado con neumáticos usados acoplado a los quitamiedos, permite mejorar la seguridad de motoristas y ciclistas en casos de accidentes de tráfico.

El director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, visitó hace unos días un tramo de la carretera riojana LR-254, donde se ha colocado este sistema, acompañado por el consejero de Fomento del Gobierno regional, Carlos Cuevas, y por el director comercial de la empresa riojana Entreacerox, Ángel Ricardo Martín.

Este sistema de seguridad, denominado ‘Segurvital’, está compuesto por una serie de rodillos elaborados en caucho reciclado, anclados a unos muelles que absorberían el golpe del accidentado y que permitirían que este fuera resbalando sin que sufriera ningún percance.

El consejero de Fomento subrayó que esta nueva medida «forma parte del trabajo que está haciendo el Gobierno de La Rioja en colaboración con otras administraciones públicas para aumentar la seguridad vial». Por su parte, Serrano quiso mostrar su sensibilidad hacia los ciclistas y moteros: «La vulnerabilidad de estos colectivos, que en ocasiones pasa inadvertida para el resto de conductores, hace que medidas como las que hoy se presentan pongan de relieve la concienciación y la implicación que tanto las distintas administraciones públicas como el sector privado están promoviendo en favor de la seguridad vial».

El dispositivo ofrece varias ventajas en comparación con las barreras tradicionales: evita las posibles amputaciones o lesiones medulares que se pueden sufrir, ya que está adaptado y acoplado a los guardarraíles de la carreteras para garantizar que ninguna parte del cuerpo se golpee con los postes o se introduzca por algún hueco. También impide que el motorista o el ciclista accidentado sea despedido al centro de la calzada como consecuencia de la colisión. Además, reduce la gravedad de las lesiones pues es capaz de absorber la fuerza del impacto.

El Gobierno de La Rioja tiene previsto instalar este sistema, que se ha colocado en un tramo de 160 metros en la carretera que une las localidades de Entrena y Ladero, en otros tramos de la red autonómica frecuentados con asiduidad por motos y bicicletas.

Esta primera prueba permitirá incrementar la protección a lo largo de 1 km en total tras una inversión de 59.205 euros. Además, en función de los resultados y su acogida por el colectivo motorista, se estudiará su instalación en otros puntos.