Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Las redes sociales han dedicado una oleada de elogios y alabanzas a Cristina Tan, una residente de Filipinas de 31 años que decidió ponerse al volante de un taxi cuando el conductor del mismo le dijo con franqueza que se buscara otro para ir a su casa porque se encontraba verdaderamente somnoliento. Así, en el trayecto, fue ella quien condujo y él pudo dormir entre tanto para recuperar energía.

Fue un gesto espontáneo y desinteresado. Uno de esos que no estamos acostumbrados a ver todos los días y sorprenden por ser ejemplo de humanidad, nobleza y solidaridad con el prójimo.
Cristina Tan, de 31 años, una comerciante de obras de arte, se encontraba buscando un taxi para emprender su camino de una hora de trayecto desde la ciudad de Pasay, en Filipinas, hasta su domicilio, en San Juan. Fue entonces cuando se encontró con Rolando Sarusad, el hombre de 67 años que conducía el taxi que al que acababa de solicitar el trayecto.
Sin embargo, tal como informa el medio Inquirer, la respuesta de Rolando fue tan breve como sincera: ‘Busca otro taxi porque me encuentro somnoliento’, admitió con amabilidad. Y Cristina Tan, sin embargo, escogió una opción mejor para ambos: le pidió ponerse al volante del vehículo y ser ella quien lo condujese.
Así, aunque tal y como ella misma explicó a través de su perfil en Facebook, en un primer momento Rolando dudaba de la propuesta, preguntándole si podría conducir un coche manual, ella insistió, y finalmente se puso al volante.  Tan pronto como asumió el control del taxi, Rolando, cansado por lo que se presuponía entonces como una dura y larga jornada laboral, se quedó dormido en el asiento trasero.
Poco más de 45 minutos después, Cristina Tan había llegado a su destino y Rolando había podido echarse una siesta para recuperar algo de energía. “¡Es la primera vez que conduzco un taxi!”, escribió ella en su Facebook, donde compartió el selfie que se hizo al volante, con el hombre dormido atrás.
Acompañado de las imágenes, su gesto ha conmovido a muchos en las redes sociales, desde donde alaban su decisión y su bondad.