Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Un fármaco contra el Parkinson, que por otra parte lleva largo tiempo empleándose, la carbidopa, se ha constatado que podría tener efectos anticancerígenos significativos indistintamente en personas como en las pruebas efectuadas en ratones, cuando se administran a niveles normales de dosificación del paciente.

Este descubrimiento puede explicar la baja incidencia de muchos cánceres en pacientes con enfermedad de Parkinson y podría conducir que la carbidopa se llegue a prescribir como medicamento contra el cáncer.

«La carbidopa es un medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, los ensayos clínicos se pueden llevar a cabo de inmediato para evaluar su eficacia en los seres humanos como un fármaco contra el cáncer «, explicó el autor del estudio Dr. Yangzom Bhutia de Texas Tech University Health Sciences Center, de Estados Unidos.

Si bien actualmente no hay cura para esta enfermedad, hay en cambio una serie de tratamientos que actúan para reducir la gravedad de los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

En el presente estudio, la Dra. Bhutia y su equipo, así como colaboradores de Japón y la India, probaron los efectos de la carbidopa en una pacientes de cáncer pancreático. Los investigadores descubrieron que la carbidopa inhibía significativamente el crecimiento de las células cancerosas tanto en personas como en ratones.

Los investigadores creen que la carbidopa es probable que tenga efectos anticancerígenos de amplio alcance, pero optó por centrarse en el cáncer de páncreas debido a la baja tasa de supervivencia de este tipo de cáncer y las limitadas opciones de tratamiento existentes a la fecha.

«El cáncer de páncreas, especialmente el adenocarcinoma ductal pancreático, es el más letal de todos los cánceres con una supervivencia muy pequeña», comentó el Dr. Bhutia. «El uso de carbidopa como fármaco para tratar el cáncer de páncreas sería algo realmente increíble. Dado el hecho de que es un fármaco aprobado por la FDA (Agencia Estadounidense del Medicamento), volver a proponer el mismo medicamento para el tratamiento del cáncer sería tremendamente barato y rápido de aplicar».

La dosis recomendada de carbidopa para los pacientes con enfermedad de Parkinson es de 200 mg / día, pero cuando se administra a una dosis incluso de 450 mg / día, no hay efectos secundarios.

Aunque este estudio no se realizó en humanos, la dosis de carbidopa administrada a los ratones que detuvieron el crecimiento tumoral fue equivalente a una dosis en seres humanos de menos de 400 mg / día, que está dentro del intervalo de dosis considerado seguro para los pacientes.

Muchos estudios venían mostrando que los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen una tasa más baja de enfermar además con cáncer que la población en general.

«Curiosamente, nadie había sospechado previamente de que la carbidopa pudiera poseer ese potencial efecto», dijo el Dr. Bhutia.