Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Joan Planas tiene 33 años es cineasta y hace tiempo era defensor activo del secesionismo catalán, pero hace menos de un año su ideología cambio. «Los independentistas no saben muy bien cómo encajarme porque yo era uno de ellos, no soy un españolista más y no pueden utilizar sus típicos argumentos”, afirmaba en unas declaraciones a El País.

Sant Fruitós de Bages —cerca de Manresa— fue el pueblo que le vio crecer. Planas se propuso rodar una película en la que contar el conflicto territorial de su tierra desde el punto de vista de los ciudadanos de a pie.

Decidió viajar por toda España, en concreto por sus bares para documentar el guion de su largometraje y encontró más de lo que esperaba. «Tuve que votar en la consulta catalana del 9 de noviembre y de repente me vi votando que no, fue entonces cuando pensé: Joan, que ya no eres independentista”, aseguraba.

A menos de un mes de la consulta catalana, Planas comenzó el viaje. «Hice las entrevistas justo cuando el tema estaba de máxima actualidad». Y así nació España desde el bar. Llegaba a un bar, examinaba al personal y decidía a quién entrevistar. «Me sentaba con la gente, lanzaba preguntas al aire y dejaba que ellos debatiesen, pero yo nunca opinaba, era un simple espectador” declaraba a los compañeros de El País.

Las entrevistas dan luz a el libro España desde el bar. En su cabeza tiene también el guion de la película en la que se basará el viaje. ”Yo lo que quiero es que la gente pueda decidir, pero no quiero la independencia para Cataluña”, concluía el joven cineasta.