Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. La temática de esta edición no puede ser más actual, hasta nos hace pensar que Antonio Agredano, director literario de esta edición, tuvo una visión cuando configuró su programa, hace meses. Lo tenía claro, la frontera y México serían los pilares que vertebrarían este Festival. No existen las fronteras, no deberían de existir, la frontera es solo una línea que ha de ser traspasada, y esta edición lo demuestra con creces.

México, comenta Agredano, es el país que mejor representa esta realidad, un país a la sombra de Estados Unidos con una cultura subversiva y sensualmente inabordable. Hoy ha sido la inauguración de Cosmopoética en el Teatro Góngora de Córdoba con la mesa de lectura en cuatro lenguas y coloquio de Ángeles Mora, Sebastiá Alzamora, Bernardo Atxaga y Oriana Méndez y un Sol Sostenido a cargo de Santiago Auserón.

Cielo Ceo Cel Zerura “La poesía cruza”.

Lectura en cuatro lenguas y coloquio con Ángeles Mora, Sebastiá Alzamora, Bernardo Atxaga y Oriana Méndez.

Presenta Jesús Vigorra.

(Ciclo Conversaciones en la frontera)

En el Teatro Góngora, Jesús Vigorra presenta una mesa de lectura poética en cuatro lenguas diferentes, el castellano, interpretado por Ángeles Mora, ganadora del Premio Nacional de la Crítica y Premio Nacional de Poesía 2016; la catalana por Sebastià Alzamora, poeta laureado en multitud de ocasiones y traducido a 8 idiomas; la vasca por Bernardo Atxaga, traducido a 29 lenguas y la joven promesa gallega, Oriana Méndez.

Pero no es sólo una lectura poética, es una conversación que conecta con el público y niega fronteras lingüísticas y humanas. “Para mucha gente será, al principio de todo, cuando empecemos a recitar en euskera, en gallego o en catalán, una experiencia rara. Pero la rareza no irá a mayores. Al contrario, quedará muy claro que, a pesar de las apariencias, todos estamos, incluso lingüísticamente, muy cerca”, nos adelanta Bernardo Atxaga.

Para Mora, el título de la mesa y de esta edición lo dice todo: “La poesía cruza. Cielo Ceo Cel Zerura”. Cruzar fronteras del brazo de tan importantes y admirados compañeros es una aventura preciosa para inaugurar este año Cosmopoética. La poesía cruza, la poesía siempre va más allá: “ni cogeré las flores,/ ni temeré las fieras,/ y pasaré los fuertes y fronteras…”, decía San Juan de la Cruz en su “Cántico espiritual”. En este momento tan delicado para las relaciones entre los pueblos y las lenguas de nuestro país, me parece una feliz idea el hecho de compartir nuestras diferentes lenguas en una mesa, como si compartiéramos el pan. Las fronteras son líneas imaginarias que separan, pero la poesía nos une, nos hermana.

Alzamora incide de nuevo en el lema de esta edición «La frontera es un lugar donde acaba una cosa y empieza otra. La poesía es un lugar otro, un lugar aparte que no empieza ni termina nunca, y por eso las cruza todas».

Y no es nada nuevo, “creo que Cosmopoética lleva ya más de una década haciendo que la poesía cruce, porque en realidad la poesía siempre cruza, siempre es tránsito, implica avanzar hacia un pensamiento o una imagen posterior, llegar a alcanzarla. No obstante, en esta edición número 14, Cosmopoética se propone reflexionar sobre ello, colocando sobre la mesa voces que conviven con la «raya», como le llamamos en Galicia a la frontera con Portugal. Voces que habitan fronteras, seguramente de distinta naturaleza y condición”. Nos comenta Oriana Méndez.

Santiago Auserón

Presenta Rafael Espejo

(Ciclo Sol Sostenido)

Tras este encuentro tuvimos la oportunidad de disfrutar de uno de los autores irrepetibles de la historia de nuestra música y nuestras letras, Santiago Auserón. Pudimos verlo cantar, pero también conversar con Rafael Espejo sobre la creación de las letras de sus canciones, de la convivencia entre música y poesía o del espejo que existe entre España y Latinoamérica. Hablaron también de frontera, de México e incluso del papel de Bob Dylan en la experimentación entre literatura y la música popular.

Declaraciones de Santiago Auserón:

Pues mi infancia tiene mucho que ver. De joven me las pasaba escuchando la música de los afroamericanos y de los grupos británicos que les copiaban. Sin entender todavía el inglés, cantábamos las canciones sin parar, lo que llevaba a una situación de mestizaje desde el origen. En Radio Futura ya intentamos adaptar el verso español a los ritmos internacionales, contando historias de aquí, diría incluso que rurales. Más adelante, con Juan Perro, me meto a investigar y descubro el son cubano, que era lo equivalente a lo que hacían los ‘blues men’ en Estados Unidos pero en nuestra lengua. Decidí sumergirme mucho en este mestizaje y descubrí que no era algo de nuestra generación, sino que la Península Ibérica está involucrada en una mezcla de culturas musicales desde hace siglos.

Soy lector compulsivo siempre me ha apasionado la lengua y el verso. Esas dos vías para dar forma al sonido me tienen fascinado; el lenguaje para significar, representar cosas y la música que no representa nada pero crea eventos con una estabilidad, como esculturas invisibles en el espacio. Para mí la literatura tiene una importancia determinante, algo que sigo estudiando para conseguir que la música y el lenguaje alcancen el mismo nivel, siempre con la ayuda de músicos mejores que yo.

Desde Bob Dylan se empezó a experimentar nuevas formas de dar estructura literaria a la música popular, y de ahí se alimentaron muchos autores como el recientemente fallecido David Bowie. La música ha dejado textos impecables, y los poetas contemporáneos, desde hace medio siglo han estado muy involucrados en el mundo de la música y han escrito música. Son dos mundos que sin confundirlos, se han enriquecido mucho el uno al otro. Hay que distinguir que el poeta trabaja sin enchufes, solo. Su grupo son los ancestros. El músico tiene un grupo que le ayuda, unos instrumentos que le amplifican.

Con este evento queda inaugurada la 14ª edición de Cosmopoética, en la que se romperán fronteras entre disciplinas, edades, gustos y espacios. La poesía llegará a toda la ciudad: salas, centros educativos, facultades, mercados, barriadas, bares y en múltiples formatos: servilletas, recitales, muros, exposiciones, redes sociales, de forma oral, en bicicleta, andando, cantada en rap, pop, flamenco, jam, etc. A la vez, la poesía conversará con la cultura mexicana en disciplinas como, la poesía, la narrativa o las artes plásticas.

Durante 10 días, más de 70 actividades y 200 autores volverán a inundar la ciudad de poesía, con un tema de fondo que pone en valor la empatía, la cultura, la conversación, el respeto, la libertad, el empoderamiento y el conocimiento para derribar muros y fronteras