Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El doctor cordobés, natural de Iznájar, Francisco Borrego, responsable del grupo de investigación de Inmunopatología del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces (Baracaldo – Vizcaya), ha obtenido una ayuda de 300.000 euros procedente de la Fundación Científica de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) al objeto de avanzar en las investigaciones que lidera contra esta enfermedad.

El montante se centrará en “la línea de investigación de Células natural killer (NK) y cáncer: a la búsqueda de nuevos métodos para incrementar la eficacia de la inmunoterapia tumoral”.

“Lograr una investigación de calidad del cáncer para obtener resultados que mejoren la vida de las personas, apoyando las nuevas ideas e impulsando los proyectos hasta sus resultados finales” es el objetivo de la AECC, indicar el Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces, que añade que la investigación premiada “trata de determinar el uso potencial de las células asesinas naturales como terapia celular adoptiva en el tratamiento de algunos tumores en combinación con otros tratamientos”.

“El Trasplante de Precursores Hematopoyéticos (TPH) autólogo (donante y receptor de células madre sanguíneas sanas es la misma persona)” es una de estas terapias, prosigue este centro vizcaíno, mientras que Francisco Borrego expone que “el papel de las células NK en el reconocimiento y destrucción de células tumorales está perfectamente documentado”, según informa Acta Sanitaria.

A juicio de este profesional sanitario, el proyecto que lidera “abarca varios tipos de cánceres que afectan a pacientes adultos y pediátricos, y que comparten una misma estrategia terapéutica: el trasplante de precursores hematopoyéticos (TPH) autólogo”. “Su éxito depende de muchos factores, entre ellos una reconstitución rápida del sistema inmune, con especial atención a las células NK”, asegura.

“Aunque se ha descrito una correlación positiva entre el número de células NK al primer mes después del TPH autólogo y la supervivencia libre de enfermedad, todavía existen interrogantes acerca de la implicación de estas células en la curación o no de los pacientes”, insiste Borrego, que indica también que la propuesta es “el estudio de la reconstitución del pool de células NK tras el TPH autólogo, con el objetivo de identificar nuevos biomarcadores que se asocien con un buen pronóstico de la enfermedad neoplásica”.