Javier Collado

Bebrand

CBN. Entrevistamos en Córdoba Buenas Noticias a Fernando Aguayo, artista y pintor cordobés a la vez que aficionado a todo lo que representa el mundo del caballo. En primer lugar nuestra más sincera enhorabuena por haber sido protagonista y autor del cartel de Cabalcor, que acaba de finalizar en nuestra ciudad con un gran éxito de público y de organización.

CBN. Fernando, ¿has tenido ocasión de asistir estos días a la Feria del Caballo de Córdoba? ¿Qué valoración haces de la misma? ¿Has notado alguna evolución respecto a otras ediciones?

F.A. La he visitado, y la he disfrutado. La Feria del Caballo de este año ha sido un éxito de público ya que ha sido la más visitada de la historia. La Asociación de Criadores de Pura Raza Española y Córdoba Ecuestre hacen auténticos esfuerzos cada año por mejorar, y, a la vista de los resultados, lo consiguen.

CBN.: El caballo y el mundo animal suele estar presente en tus creaciones, especialmente en su relación con el hombre, ya sea en la doma, la caza, o la propia compañía. ¿A qué atribuyes esa perspectiva personal? ¿Vivencias, referentes, estética..?

F.A.: La doma clásica me parece el climax del control del hombre sobre el animal. Me asombra que un ser vivo domine a otro que lo sextuplica en fuerza y peso con esa armonía y elegancia de movimientos.

Congelar la esencia de ese movimiento en una obra de arte me obsesiona, y en torno a eso dedico gran parte de mi obra. Para ello desprecio el detalle del realismo y me centro en los trazos importantes, dejando el fondo neutro para que no entorpezca lo más mínimo mi objetivo.

El caso del cartel de la Feria del Caballo de Córdoba tiene rasgos un poco particulares por las características del encargo.

CBN. La Feria del Caballo de Córdoba ha tenido como marco las Caballerizas Reales, con el valor histórico y monumental del recinto. ¿Qué valoración haces de la fusión estética de la Córdoba monumental y el caballo de pura raza español, protagonista de esta edición de Cabalcor?

F.A.: Caballerizas Reales es un edificio vinculado hace casi cinco siglos al Caballo Pura Raza Español. El cartel representa esta vinculación. Así las caballerizas aparecen representadas por la columna de la salida del picadero, que se encuentra al mismo nivel formal que la otra columna de Cabalcor, el caballo.

Ambos elementos aparecen equilibrados para recordar que cada uno no tiene sentido sin el otro.

CBN. Fernando. Te has formado y participado en certámenes de pintura de ámbito internacional, que han debido contribuir a que tengas una visión amplia de los valores que Córdoba como ciudad posee y representa en el mundo artístico., dentro de un contexto global e internacional. ¿Qué consideras que le falta a Córdoba para crecer artística y culturalmente a partir del talento de sus jóvenes creadores? Por otra parte, ¿qué ofrece nuestra ciudad para, por otro lado, permitir crecer la producción de sus artistas?

F.A.: La crisis de los últimos 10 años ha dado muchos problemas al sector del arte, ya que éste es el último al que se atiende en épocas de necesidad, como es natural. Pero, como en otros sectores, tras la crisis las cosas no volverán a ser como antes.

La comunicación por medio de las redes sociales ha explosionado, y los intermediarios y galerías han perdido protagonismo frente al contacto personal del artista con el espectador.

En este sentido el artista debe dejar de confiar en lo que falta en su entorno geográfico inmediato, en nuestro caso Córdoba, y centrarse en lo que le falta a él como artista para conectar con su potencial espectador. Por otra parte es el espectador el primer interesado en disponer de buenos espacios expositivos en Córdoba.

De espacios que elijan su programación con un criterio que equilibre las tendencias internacionales con el interés de una amplia masa de público potencial. El problema es que este último factor no siempre se tiene en cuenta, lo que hacer que muchos de estos espacios públicos se encuentren habitualmente vacíos.

Tengo esperanzas en que el C3A, que en marzo empezó a dirigir Álvaro Rodríguez Fominaya, compatibilice ambos factores, al tiempo que posibilite recursos y espacios de trabajo a artistas necesitados de los mismos. Esta última fue la finalidad principal para la que fue creado, lo que quizás responda también a tu pregunta.

CBN. Has sido el protagonista y autor del cartel anunciador de Cabalcor, y que a diferencia de otros carteles oficiales, como ocurrió con el último de la Feria de Nuestra Señora de la Salud, ha tenido una gran aceptación por parte del público. ¿Consideras desproporcionado el revuelo que se generó en su momento con el cartel de Feria? Bajo tu punto de vista que criterios deberían guiar la elección del cartel anunciador de un acontecimiento festivo o cultural?

F.A.: Cuando se encarga una obra a un artista se pueden establecer una serie de parámetros para que el resultado se ajuste a lo que queremos. La calidad del resultado, a mi modesto entender, se medirá por la capacidad de adaptarse a esos parámetros, aunque sin salirse de los rasgos que le caracterizan como artista.

En el caso del cartel de la pasada Feria de Córdoba desconozco si se fijaron parámetros, y se incumplieron, o si no se fijó parámetro alguno. El resto de la obra de Rafael Cervantes tiene unos rasgos que se ajustan al resultado del cartel, por lo que si no se le fijaron parámetros, en cuanto a vestimenta por ejemplo, el resultado es coherente con el encargo.

CBN. En cuanto al cartel de este año, ¿qué proceso seguiste para su elaboración y qué pretendiste reflejar?

F.A.: Desde el punto de vista conceptual el cartel pretende reflejar en un mismo plano de equilibrio al caballo y al edificio, tal como he explicado antes. Sin embargo también podríamos hacer una lectura más visual del cartel.

En este aspecto hemos querido recordar una sensación muy potente que todos en alguna ocasión habremos sentido al ver avanzar un caballo hacia nosotros, de frente.

Emocionalmente resulta más fuerte que verlo trasladarse de perfil, que también tiene otras virtudes estéticas, más sosegadas, que son las que yo uso normalmente en el resto de mis obras, ya que la finalidad es distinta.

Por otra parte la organización me pidió que enmarcara el caballo en las Caballerizas Reales por lo que he optado por posicionarlo en el momento en el que el espectador ve por primera vez al caballo al salir del picadero, lo que pudiera insinuar cierto efecto sorpresa que ayudara a captar la atención del potencial espectador de la Feria.

CBN. ¿En qué proyectos artísticos estás inmerso en la actualidad?¿ Alguna cita importante a la vista?

F.A.: Bueno tras desaparecer en 2016 la Galería Carmen del Campo con quien trabajaba, he replanteado la exposición de mi obra en una sala institucional para exponer obras de gran formato que son más difíciles de ver en mi estudio. En concreto las expondremos a partir del 22 de noviembre en la Galería del Colegio de Abogados de Córdoba, que tiene un espacio exposición muy adecuado a mis necesidades.

CBN. En la vertiente más personal, ¿cuáles son las condiciones, el momento, la situación, en que particularmente fluye con más fuerza e inspiración tu producción artística?

F.A.: Uno de mis problemas como artista es que cada imagen me da una idea. Bueno es una exageración, pero muchas veces es difícil abstraerte de pensar en tu pintura mientras vas paseando. Ten en cuenta que aquí hemos hablado de caballos, pero mi otra vertiente es el paisaje. Tengo una tercera que es el retrato, para el que la inspiración la buscas en la forma de ser de la persona, en su estilo.

CBN. Generalmente se asocia al artista con la improvisación, con momentos álgidos desde el punto de vista anímico que pueden estimular su producción. Pero, ¿hasta qué punto la disciplina, el hábito o la rutina son también necesarios para favorecer la creación artística?

F.A.: No voy a repetir la frase de Picasso sobre las musas y el trabajo, es famosa porque es muy cierta. La disciplina es importante en el arte, porque es lo que encauza la creatividad. De todas formas eso ha cambiado algo con el tiempo. Los artistas modernos, los vanguardistas del siglo XX, tenían una pintura más profesional, la técnica era esencial en su obra. Los artistas contemporáneos tienen mayor desprecio por la técnica y priman otras cosas, en las que hay más lugar a la improvisación y las ocurrencias. Me da la impresión de que ahora hay menos disciplina entre los artistas que hace 50 años, y desde luego mucha menos que hace 500.

CBN. Por último, Fernando, ¿algún reto o sueño por cumplir en el ámbito artístico relacionado con Córdoba?

F.A.: Pues mira, mi reto y mi sueño es vivir de la pintura. En este sentido debo de estar muy atento a las oportunidades que Dios vaya poniendo en mi camino para aprovecharlas al máximo. Con habilidad y esfuerzo, como tu bien sabes, se consiguen muchas cosas.