Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Investigadores del hospital norteamericano Monte Sinaí han logrado mejorar la función cardíaca hasta un 25 por ciento en un ensayo, aplicando terapia génica para revertir el daño cardíaco por insuficiencia cardiaca congestiva en el primer estudio que se realiza de estas características.

En la insuficiencia cardíaca, un corazón debilitado o dañado ya no bombea la sangre con eficacia. Esta enfermedad potencialmente mortal afecta a casi 6 millones de estadounidenses, según la American Heart Association, y es una causa importante de morbilidad y mortalidad, especialmente en pacientes de edad avanzada.

A pesar de ello, ha habido poco progreso hacia cualquier tipo de cura. Los nuevos enfoques terapéuticos, como la terapia génica y la terapia celular, esperan complementar o reemplazar las terapias existentes hasta la fecha para la insuficiencia cardíaca congestiva.

«Mount Sinai ha realizado un trabajo pionero en terapia génica durante la última década, y este estudio muestra que la terapia genética es ahora una opción viable para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva», dijo el autor principal del estudio, Roger Hajjar, MD, Director de la Cardiovascular Research Y Arthur y Janet C. Ross, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí. «Hay necesidad urgente de explorar nuevas vías y enfoques terapéuticos».

Este estudio presentó dos experimentos independientes. El primero estableció la seguridad de administrar un vector terapéutico de administración génica, BNP116, creado a partir de un virus inactivado durante tres meses, en 48 cerdos sin insuficiencia cardíaca a través de las arterias coronarias mediante cateterización mediante ecocardiografía. El segundo experimento examinó la eficacia del tratamiento en 13 cerdos con insuficiencia cardíaca severa inducida por regurgitación mitral. Seis cerdos recibieron el gen y 7 recibieron una solución salina.

Los investigadores determinaron que la terapia génica era segura y significativamente la insuficiencia cardíaca mejoraba un 25 por ciento en el ventrículo izquierdo y un 20 por ciento en la aurícula izquierda. La insuficiencia cardíaca a menudo produce  un aumento de los corazones, y el equipo encontró una reducción del 10 por ciento del tamaño del corazón en los animales afectados. La insuficiencia cardíaca en la cohorte de cerdos tratados con solución salina empeoró.

El equipo de investigación planea estudiar la misma terapia génica en un ensayo humano a partir del próximo año. El vector de genes ha sido aprobado por la Food and Drug Administration para el tratamiento clínico.

Fuente: www.mountsinai.org