Javier Collado

Dobuss

CBN. Un accidente de coche dejó en estado vegetativo a un joven de 20 años, y ahora, con 35 años, un equipo de neurocirujanos europeos ha logrado que el paciente muestre síntomas de consciencia tras implantarle un estimulador del nervio vago en su pecho.

El tratamiento, que ya estaba en uso para la epilepsia y la depresión, ha logrado conseguir una respuesta a estímulos incluso después de mucho tiempo en fase comatosa.

Los responsables de este avance han sido el equipo del Instituto de Ciencias Cognitivas Marc Jeannerod (Lyon, Francia), que han aplicado técnicas de estimulación del nervio vago (VNS, por sus siglas en inglés).

Con el tratamiento el paciente mejoró su nivel de consciencia. El hallazgo, publicado en la revista Current Biology, desafía una idea ampliamente aceptada: si un trastorno limita la capacidad para percibir la realidad durante más de doces meses, entonces es irreversible.

Después de un mes de tratamiento, la atención del paciente y su actividad cerebral progresaron desde un estado vegetativo a mínimamente consciente.

El nervio vago se extiende desde el bulbo raquídeo a las cavidades del tórax y el abdomen, y es importante en el estado de vigilia y alerta y otras muchas funciones esenciales.

Aunque aún se desconoce el mecanismo por el que modula la actividad eléctrica cerebral, desde hace años su estimulación se ha utilizado en tratamientos para la epilepsia y la depresión.

“Después de un mes de estimulación, la atención del paciente, los movimientos y su actividad cerebral progresaron desde un estado vegetativo a mínimamente consciente”, explica a Sinc Angela Sirigu, investigadora del centro francés. “De hecho, pudo responder a órdenes simples que antes eran imposibles, como seguir un objeto con su mirada o girar la cabeza al otro lado de la cama”.

Pero no solo eso, también mejoró su capacidad para mantener la atención –permaneciendo despierto al escuchar a su terapeuta leer un libro– y para responder ante ‘amenazas’ –cuando la cabeza del examinador se acercó de repente al rostro del paciente, este reaccionó sorprendido abriendo los ojos–.

“Estas réplicas no existían antes de la implantación”, añade Sirigu, autora principal del artículo. “Lo más importante es que nuestros resultados muestran cambios importantes a nivel cerebral. Tras implantar un estimulador de nervio vago en su pecho se optimizó la presencia del paciente en el mundo”.

Implicaciones para el futuro

Los investigadores están planeando un estudio más grande para confirmar y ampliar el potencial terapéutico de VNS en los pacientes en estado vegetativo o mínimamente consciente. Este tratamiento puede ser muy valioso en el caso de los pacientes con ese mínimo grado de consciencia porque les ofrecería más posibilidades de comunicarse con el mundo exterior.

“Los cambios pueden ocurrir con la intervención apropiada, incluso en pacientes clínicos graves. La reparación del cerebro todavía es posible incluso cuando la esperanza parece haber desaparecido, pero se necesitan más trabajos para acelerar este progreso”, concluye la experta.

Referencia bibliográfica:

Current Biology, Corazzol and Lio et al.: «Restoring consciousness with vagus nerve stimulation» http://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(17)30964-8

Fuente: SINC.