Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Un equipo de científicos daneses, italianos y holandeses han concluido que una leyenda católica, relativa a San Francisco de Asís puede ser verdadera. Pruebas de carbono efectuadas a unas reliquias así lo corroborarían.

La tradición católica dice que en el invierno de 1224, un grupo de monjes atrapados por la nieve morían de hambre dentro de un convento en el sur de Italia.

Entonces un golpe en la puerta alertó a los monjes de una entrega salvadora: un saco de pan, adornado con una flor de lis, símbolo de la corte francesa.

La historia cuenta que los ángeles llevaron el saco al monasterio de Folloni cerca de Montella, y que el remitente era San Francisco de Asís, el futuro patrón de los animales, que vivía en Francia.

Ahora, los investigadores en Dinamarca dicen que la leyenda católica puede ser verdad, o al menos en lo relativo a la existencia de pan.

El análisis de fragmentos de tela del saco, conservados a lo largo de los siglos como una reliquia, revelan que las fibras datan de 1220 a 1295, y que probablemente entraron en contacto con el pan.

El convento mantuvo el tejido hace más de 700 años, utilizándolo como tela en el altar hasta guardar los pocos fragmentos restantes en un santuario en 1732.

Según acaba de publicar la revista Radiocarbon, los científicos dicen que el pan probablemente entró en contacto con las fibras antes de que fueran conservado como una reliquia.

Utilizando análisis de carbono, el equipo encontró rastros de ergosterol, un esteroide encontrado en el molde que podría ser un biomarcador para hornear, dice la Southern Denmark University en un comunicado de prensa.

El investigador principal Kaare Lund Rasmussen dice que «es posible» que el pan corresponda con esa «noche fría del invierno en 1224.»

En cuanto a cómo llegó el saco, agrega: «Esto es quizás más una cuestión de creencia que de ciencia».