Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Se llama José Manuel Camiña, lo apodan «El Pirolas» y ha pasado a la fama de la noche a la mañana por encontrar, de forma casual y fortuita, a un bebé envuelto en una toalla mientras buscaba chatarra en un contenedor.

«Estoy orgulloso de salvar al bebé», ha comentado a los compañeros del Faro de Vigo, que se hacen eco de una breve entrevista con el llamado ángel de la guarda de Covadonga.

«Había una toalla envuelta, la sacudí y salió el niño» – «Ahora lo más importante es que lo cuiden y esté bien», afirma.

Ayer, los vecinos del barrio orensano de Covadonga le aplaudían por la calle y le felicitaban.

«Eres un héroe, sácate una foto conmigo», le pedía una niña que lo perseguía con su móvil.

«Me dedico a buscar chatarra en los contenedores, así que, como otras veces, abrí uno de la calle Río Bibei y cogí una bolsa», explicaba mientras se ponía y quitaba una visera oscura. «Cogí la primera bolsa que vi y dentro había una toalla envuelta. La sacudí y salió el niño», explicó. «No tuve miedo, pero me sorprendió muchísimo encontrármelo de esa manera», comenta.

Tras descubrir la presencia del niño, que comenzó a llorar, alertó a una joven pareja que pasaba por la calle para que llamara a la policía.

«Yo seguí a lo mío y después la policía me paró y me pidieron todos los datos. Les conté todo lo que sabía», explicó. «La verdad es que no llegué a ver a nadie tirando nada en el contenedor, ni siquiera cerca de él, y así se lo conté a los agentes», agregó en su declaración.

En cuanto al niño, la Consellería de Política Social procederá a su tutela urgente y ya ha comenzado la búsqueda de una familia de acogida para cuando tenga el alta.