Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN.  El joven funcionario de Arahal (Sevilla), de 38 años, Francisco Abraham Gallego Garrido ha culminado un invento que puede lograr evitar que muchos niños mueran ahogados en las piscinas de España y en general de todo el mundo.

Francisco ha diseñado un gorro de baño que, a través de un sistema informático, puede hacer que el niño se eleve a la superficie gracias a un elemento de flotabilidad que se coloca a la altura de la barbilla, así como un sensor de presión del agua que detecta esta circunstancia.

El gorro está conectado a una app móvil de los padres que les permite conocer el estado del pequeño e introducir las variables corporales, de edad y el grado de soltura para nadar que tiene. De la misma forma se debe indicar el tiempo que puede estar sumergido.

El proyecto y su diseño final ya ha sido registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas y está en proceso de búsqueda de patrocinadores que financien su puesta en el mercado y el circulante inicial.