Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Una veintena de personas sin hogar atendidas por distintas entidades de la Red Co-Habita ha tomado parte en una formación sobre primeros auxilios básicos realizada por Cruz Roja en la casa de acogida y centro de emergencia social del Ayuntamiento de Córdoba.

Además de esta, en los últimos meses la institución humanitaria ha ofrecido a dicho colectivo talleres sobre hábitos saludables, consumo responsable, hábitos positivos de convivencia y para protegerse ante la ola de calor.

Estas formaciones parten del proyecto que, con financiación de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, ofrece ayuda para el alquiler, cobertura de necesidades básicas y apoyo para la búsqueda de empleo a población sin techo.

Y es que a la labor nocturna en la calle que, desde hace ya siete años, Cruz Roja lleva a cabo con personas sin hogar a través de su Unidad de Emergencia Social (UES) se han sumado en el último año otra serie de acciones orientadas a desarrollar una atención más integral con este colectivo.

Entre enero y junio, casi medio millar de indigentes (485 exactamente) fueron atendidos por la institución humanitaria en Córdoba, en su mayoría por la citada UES, un dispositivo conformado íntegramente por voluntariado que recorre tres noches a la semana las calles de la capital para ofrecer a la población ‘sin  techo’ comida y bebida reparadora y apoyo humano, entre otras cosas.

El perfil habitual de la persona que duerme en la calle en Córdoba, a juzgar por las atenciones que realiza el personal de la institución humanitaria, es el de un hombre (en un 81 por ciento de los casos) de entre 35 y 49 años (40% del total) de nacionalidad española (6 de cada 10 asistencias) al que la crisis, la falta de una red de apoyo y otras circunstancias han conducido a esta situación de extrema vulnerabilidad. Y en un buen número de casos, tienen problemas de salud mental añadidos.

Durante el primer semestre del año, fueron alrededor de 60 las personas que participaron como voluntarias en este proyecto, que se realiza en coordinación con el resto de entidades que conforman la Red Co-habita de atención a personas sin hogar, de la que también forman parte Adeat, Fundación Prolibertas, Cáritas y el propio Ayuntamiento de Córdoba.

La UES -que cuenta con financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales- busca servir de enlace para intentar, en la medida de lo posible, integrar al colectivo de personas sin hogar en la red de asistencia normalizada, con objeto de promover de este modo su inclusión en la sociedad.

Aunque el grueso de las atenciones a personas sin hogar se lleva a cabo en la capital (más del 90%), la institución humanitaria también presta apoyo a este colectivo en municipios de la provincia como Baena, Priego de Córdoba, Rute, Palma del Río, Puente Genil, Lucena y Peñarroya-Pueblonuevo.