Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Multitud de estudios demuestran que estar juntos a nuestros seres queridos mejora nuestro estado de ánimo. Cuando estás pasando una enfermedad estar bien animicamente es un factor al tener en cuenta. Ahora en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, en Madrid, han puesto en marcha una iniciativa pionera: promover la normalidad de los niños ingresados permitiendo las visitas de sus perros.

Con esta idea, el centro sanitario pretende humanizar y hacer más fácil la estancia de los más pequeños. Los niños ingresados entre 12 meses y 15 años podrán recibir la visita de sus mascotas cada martes de 17 a 18 horas.

La idea se engloba dentro del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria que ha impulsado la Consejería de la Comunidad de Madrid para que los más pequeños que permanecen ingresados se sientan más «como en casa» al tener que estar temporalmente alejados de su entorno habitual. Además de los animales, el centro permite a los más pequeños poder comer comida que se prepare en sus casas y poder tener sus propios juguetes y pijamas.

Los animales deben cumplir una serie de condiciones para poder entrar en el hospital, deben ser llevados por los padres o cuidadores de los menores, deberán estar vacunados correctamente, ser cepillados previamente y prever que haya hecho sus necesidades antes de entrar. Tampoco pueden entrar todas las razas; quedan excluidas del plan las razas que se consideren potencialmente «peligrosas».

Algunos de los médicos del centro apoyan está iniciativa, ya que los niños mantienen una conexión muy especial con sus perros. El sentirse acompañados y felices les levantará el ánimo, algo muy importante para su recuperación. Seguro que de esta forma las horas en el hospital se pasan más rápido.