Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Cruz Roja Española ha finalizado recientemente un proyecto, apoyado por la Diputación de Córdoba, cuyo objetivo era promover mecanismos de prevención del ébola en Níger, país que comparte frontera con dos que se vieron afectados directamente por el virus, como son Nigeria y Mali.

La citada intervención, que recibió el apoyo de la institución provincial dentro de su convocatoria de subvenciones para proyectos de ayuda humanitaria en 2015, ha permitido sensibilizar a más de 10.000 personas sobre cómo reducir los riesgos de propagación del virus.

Esta iniciativa constó de dos fases: una primera de formación al voluntariado de Cruz Roja Nigerina, con el apoyo de especialistas de Unicef, sobre los métodos de prevención; y una segunda de concienciación a la sociedad orientada tanto al alumnado de dos centros de enseñanza de la región de Tillabery (la zona, fronteriza con Mali, donde se ha llevado a cabo la intervención) como en los mercados de las ciudades de Ayorou y Tillabery.

Aunque países como Nigeria o Mali están a día de hoy declarados libres de ébola, el riesgo se mantiene elevado y las autoridades sanitarias nigerinas están en alerta. Más si cabe teniendo en cuenta que Níger es una zona de paso obligado para miles de migrantes de África subsahariana hacia el norte de África y después Europa, quienes en muchos casos vienen de países como Sierra Leona o Liberia

De hecho, el proyecto está alineado con el Plan Nacional de Preparación y de Respuesta a la Epidemia de la enfermedad del virus ébola, cuyo objetivo general es contribuir a la prevención de la propagación del virus mediante la detección precoz y una respuesta adecuada en Níger.

En los últimos años, la Diputación de Córdoba ha colaborado en varias ocasiones en proyectos de Cruz Roja Española en este país africano, sobre todo en acciones de ayuda humanitaria para mitigar la crisis alimentaria que sufrió Níger en los años 2010 y 2011.

A mucho antes se remonta el trabajo conjunto entre la Cruz Roja Española y la Nigerina, concretamente a 1984; desde entonces se han mantenido unas relaciones estrechas entre ambas organizaciones, consolidadas especialmente merced a las intervenciones realizadas en el país africano (que ocupa el último puesto en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD) a raíz de la crisis alimentaria que afectó a Níger en 2005 tras una grave sequía y una plaga de langosta que provocaron graves pérdidas en las cosechas.