Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. El gesto habitual en España es dejar la comida que nos sobra en el restaurante aunque nos la ofrezcan los camareros. Ya sea por motivos culturales o por timidez, a los españoles nos cuesta mucho. Es algo que le ocurre incluso a las nuevas generaciones.

Sin embargo, para algunos no supone ningún dilema y prefieren que la comida no se tire a la basura. De este modo, pueden utilizarla para cenar o para comer al día siguiente. Se trata de una costumbre simple que está muy arraigada en países como Francia o Estados Unidos, donde algunos se llevan incluso las botellas de vino a casa.

Se calcula que en España se tiran más de 7,5 millones de toneladas de comida a la basura, entre hogares y restaurantes. A finales de año se aprobará la Ley del buen samaritano, para que la comida que sobra no se tire y se destine a quienes más lo necesitan.