Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han comprobado que para producir una respuesta inmunitaria óptima frente al cáncer hace falta la colaboración entre dos tipos de células de memoria inmunitaria, circulante en sangre y residente en tejidos, que se pueden reactivar con los tratamientos actuales de inmunoterapia.

Estos resultados, publicados en la revista Nature Communications, “podrían servir para mejorar las estrategias actuales de inmunoterapia del cáncer, con especial interés en la prevención de la metástasis, diseminación del tumor a otros órganos distintos del lugar donde se originó”, asegura el CNIC.

Respecto a la inmunoterapia, el director de este grupo de trabajo, el doctor David Sancho, explica que “el cáncer escapa al control del sistema inmunitario porque los linfocitos T citotóxicos que podrían reconocer y eliminar células tumorales se encuentran inhibidos”.

En este contexto, “la inmunoterapia actual se basa en reactivar dichos linfocitos T, aunque no se conoce bien cómo se pueden generar estos linfocitos T citotóxicos de manera más efectiva y, en particular, cómo se puede desencadenar memoria inmunitaria que permita prevenir el desarrollo de un tumor o de metástasis”, precisa el investigador.

Métodos de vacunación

Usando distintos métodos de vacunación, los investigadores del CNIC generaron linfocitos T citotóxicos de memoria específica contra el tumor. “Los linfocitos citotóxicos de memoria residente en tejidos son más eficientes en la lucha contra reinfecciones virales, pero su contribución a la inmunidad anti-tumoral se desconocía hasta ahora”, aclaran.

Por su parte, el primer autor de la publicación de este hallazgo, el doctor Michel Enamorado, señala que en este estudio comprobaron la eficiencia en inmunidad anti-tumoral de ambos tipos de memoria de linfocitos T, circulante y residente.

De esta forma, el investigador añade que encontraron que existe “una colaboración entre ambos tipos de memoria con el fin de obtener una óptima respuesta, ya que la memoria residente genera un estado de alerta que atrae y reactiva a la memoria circulante, de manera que la respuesta inmunitaria es más rápida y efectiva”.