Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Una diferencia genética encontrada en los perros domesticados y los lobos podría explicar la interacción social distintiva de los caninos con los seres humanos. El hallazgo, publicado en ‘Science Advances’, proporciona una nueva comprensión de la divergencia de comportamiento entre perros y lobos que comenzó hace miles de años.

Es el primer estudio que integra datos conductuales y genéticos para comprender los fundamentos moleculares de los cambios que ocurrieron en el comportamiento social de los perros durante la domesticación.

En el estudio, los investigadores evaluaron la sociabilidad dirigida por humanos de 18 perros domesticados y 10 lobos grises humano, socializados cautivos usando la sociabilidad y las tareas de resolución de problemas. A los perros y los lobos se les dio una tarea solucionable con una persona presente: abrir una caja que contiene una salchicha en dos minutos. Los perros eran más propensos a mirar a la persona y no persistir en la tarea. Los lobos eran más propensos a persistir en la tarea y resolverla, incluso si una persona estaba cerca.