Imagen de la fachada de la Iglesia de San Pablo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Imagen de la fachada de la Iglesia de San Pablo./www.wikipedia.org
Imagen de la fachada de la Iglesia de San Pablo

CBN. La Iglesia de San Pablo se construyó en sus inicios como convento, y fue fundado por Fernando III el Santo. Este templo fernandino se encuentra ubicado en pleno centro de la ciudad, frente al Ayuntamiento en la calle Capitulares. Es originario como tal de los siglos XIII al XV. Su grande extensión le ha hecho proclamarse como el segundo templo de mayores dimensiones, detrás de la Mezquita Catedral, en toda la ciudad de Córdoba. Este enclave único en la época romana fue utilizado como Circo, luego, los musulmanes construyeron un palacio almohade y finalmente los cristianos un convento de Dominicos.

La fachada exterior recibe al visitante con una portada de movidas columnas salomónicas. La torre conserva uno de los tres carillones mejor conservados de toda España, que se restauró en 1998. Tras el compás se vislumbra la portada de corte manierista que da acceso al templo de tres naves. Restos del claustro del convento pueden contemplarse integrados en el pasaje que da acceso a la Consejería de Cultura, también en la calle Capitulares. La sala capitular, obra de Hernán Ruiz III, quedó inconclusa posiblemente por falta de fondos, en los Jardines de Orive, está situada en los terrenos de la antigua huerta conventual. A lo largo de 2008 se llevó a cabo la restauración y remodelación del edificio a fin de destinarlo a espacio cultural de la ciudad.

Virgen de las Angustias. Juan de Mesa 1627.
Virgen de las Angustias. Juan de Mesa 1627.

En el interior sobresalen el artesonado con decoración mudéjar, el retablo mayor, la quibba o edificio abovedado (posiblemente restos del palacio almohade sobre los que se construyó la iglesia) y la famosísima imagen de Nuestra Señora de las Angustias, realizada por Juan de Mesa en el siglo 1627, imagen que siempre ha entablado un gran debate entre las autoridades y la población al ser originaria de la Iglesia de San Agustín, y haber sido reclamada para procesionar desde su iglesia de origen.

A lo largo de los siglos este templo ha sufrido muchas remodelaciones, debemos destacar las realizadas en el siglo XVI, momento en el que maestros de la talla de Hernán Ruiz III o Juan de Ochoa trabajaron para mejorar sus infraestructuras. Ochoa realizó la fachada de los pies de la iglesia y el claustro del antiguo convento. Durante el siglo XVII apenas se conocen cambios en San Pablo,  si bien Alonso Gómez de Montoro solicitó en esta fecha un lugar de enterramiento, y en 1663 se unen las capillas de medievales de Ánimas y San José. Entre los siglos XIX y XX fue el momento en el que sufrió mayores reformas que la hacen lucir la imagen actual que hoy ostenta. Adolfo Castiñeira y Mateo Inurria, reconstruyeron la capilla del Cristo de la Expiración, siendo este el protagonista de la segunda procesión que realiza su estación de penitencia todos los viernes santos desde este templo.

Detrás de cada iglesia se encuentra la historia del Santo que se conmemora en ella. En este caso San Pablo nació en Tarso de Cilicia, ciudad situada en el sureste de la actual Turquía. Vivió en el siglo I después de Cristo por lo que fue contemporáneo de Jesús de Nazaret. En sus inicios fue un judío aferrado, hecho que le llevó incluso a perseguir a los cristianos, hasta que en una ocasión, Jesús mismo se le reveló y le llamó para seguirle, como antes había hecho con los apóstoles. Saulo respondió a esta llamada bautizándose y dedicando su vida a la difusión del evangelio de Jesucristo, así lo narra el propio Pablo en uno de sus escritos, la Carta a los Gálatas.