Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla medirá, en las próximas dos semanas, las condiciones bioclimáticas de los patios de Córdoba en colaboración con la estrategia PAX–Patios de la Axerquía. Los objetivos principales de esa estrategia son, precisamente, la reactivación del casco histórico para evitar la pérdida de su identidad social y la potenciación del valor medioambiental de la ciudad mediterránea.

A través de sensores tipo data-logger y de una estación meteorológica, se monitorizarán las condiciones bioclimáticas determinadas en dos patios de la Axerquía –uno rehabilitado y otro por rehabilitar–, ya que, a menudo, la presencia de este elemento llega a reducir la temperatura entre siete y 10 grados en épocas calurosas sin necesidad de sistemas activos de refrigeración.

Dado que este conocimiento intuitivo y empírico del patio como atemperador térmico adolece hasta la fecha de una herramienta de cuantificación precisa, se está desarrollando una campaña experimental de mediciones climáticas reales en los patios. PAX y la Universidad de Sevilla quieren así estudiar la influencia de dichas condiciones sobre el confort en espacios exteriores y sobre la eficiencia energética de los edificios y, por lo tanto, sobre el ahorro en el consumo para sus habitantes y la reducción de contaminación para la ciudad, tal y como exigen todas las directrices de la Unión Euroea.

PAX–Patios de la Axerquía recuerda, así, que la sostenibilidad ambiental y social pasan por regenerar el casco histórico, incluida su ecología urbana, en coherencia con la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible. Es oportuno potenciar las características medioambientales de la ciudad mediterránea, a través de su estructura y secuencias de patios, como elemento base que, desde el interior de la vivienda, continúa en el espacio público como “patio colectivo”.