Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Una cadena humana formada espontáneamente evitó una tragedia en Panama City, Florida, Estados Unidos.

Cada uno de ellos fue un eslabón de la cadena humana de bañistas que se cogieron de la mano para rescatar a siete personas de morir ahogadas.

El hecho ocurrió en una playa de Panama City en la Florida (EE.UU.) el pasado fin de semana y, afortunadamente, todos sobrevivieron para contar la hazaña.

Todo comenzó cuando Roberta Ursrey, quien compartía un día de playa con su familia, escuchó los gritos de sus dos hijos, Noah, de 11 años y Stephen de 8, quienes estaban siendo arrastrados por una corriente que los alejaba de la orilla.
Roberta fue al rescate, pero también quedó atrapada en la corriente juntos a sus hijos, su madre y una pareja que estaba cerca.

«Cuando vi a mi familia en peligro dejé de pensar racionalmente»,  explicó a BBC Albert Ursrey, esposo de Roberta. «Dejé de pensar en mi vida y me concentré en sacarlos de ahí como fuera».

Él y su sobrino Justin entraron al agua para sacarlos a todos.

Jessica Simmons y su esposo y otros bañistas que estaban cerca, al ver lo que ocurría, reaccionaron y con urgencia llamaron a las personas que se encontraban alrededor para que se cogieran de la mano para formar una cadena humana.

Gracias a la cadena, Jessica y su esposo fueron hasta el final de la misma y con la ayuda de una tabla flotadora fueron sacando uno a uno a los bañistas que corrían el riesgo de morir ahogados.
La operación salió bien y todos quedaron a salvo, aunque Barbara Franz, la madre de Roberta Ursrey, sufrió un ataque al corazón y permanece en el hospital.

«Si pudiera encontrar a cada una de las personas que participaron en la cadena les daría las gracias, porque sin ellas no lo hubiéramos logrado», dice Albert Ursrey.

«Ver a personas de distintas razas y géneros poniéndose en acción para ayudar a unos extraños, es absolutamente asombroso», escribió Jessica Simmons en su perfil de Facebook.

Según Albert Ursrey en el momento del incidente no había un salvavidas de turno.

Fuente: Univisión