Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Las obras de iluminación del conjunto arqueológico de Medina Azahara se encuentran al 95 por ciento de su ejecución, según el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, que ha subrayado que acercan al monumento a su candidatura para ser declarado Patrimonio de la Humanidad en 2018.

En una visita a la ciudad palatina, Vázquez ha informado de que se trata de un paso más para dar valor a un monumento que lo tiene en sí mismo y que además goza del respaldo unánime de estudiosos e investigadores para lograr entrar en la lista de protección cultural del organismo de Naciones Unidas y no se deja de trabajar con vistas a la visita de los evaluadores de la Unesco que tendrá lugar en septiembre.

Algo que reportará «beneficios económicos en el turismo cultural de Córdoba», según ha dicho el consejero tras visitar las obras del proyecto de iluminación que se prevén acabar a final de verano, si bien no tienen fecha de inauguración pues solo se sabe que servirá para visitas nocturnas de grupos reducidos en aras de preservar el monumento.

La iluminación del conjunto arqueológico la está llevando a cabo la Fundación Endesa que ha completado ya el 95 por ciento de las obras de instalación de 814 puntos de luz distribuidos por catorce zonas, que permitirán apreciar, también en horario nocturno, la ciudad que un día fuera capital de Al-Ándalus.

Para ello se está utilizando tecnología LED de alta eficiencia, lo que permite que la potencia instalada para todo el complejo sea de tan solo 5,09 kilovatios, es decir, lo que consume una vivienda de unos 80 metros cuadrados. Gracias a esta tecnología se logra un ahorro del 77,3% en el consumo energético evitando la emisión a la atmósfera de 9,6 toneladas de C02 al año.

La Consejería de Cultura trabaja desde el rigor y con todo el empeño para demostrar que Medina Azahara tiene unos valores que son excepcionales y universales, ya que la ciudad califal aporta un testimonio excepcional de la civilización islámica andalusí y constituye un ejemplo único de su etapa más floreciente hace ya más de un milenio.